Víctor M. González Sánchez, director del Centro Asociado de la UNED en Segovia y, director del Campus Noroeste (Galicia, Asturias, Castilla y León y Extremadura)
Víctor M. González Sánchez, director del Centro Asociado de la UNED en Segovia y, director del Campus Noroeste (Galicia, Asturias, Castilla y León y Extremadura)
Publicidad

Lleva más de tres años como director del Centro Asociado de la UNED en Segovia y su presencia es habitual en los actos culturales de la ciudad. A Víctor Manuel González se le nota que la educación y todo lo que rodea a este mundo, le gusta y lo vive y, cree firmemente que es la solución a casi todos los problemas, por no decir a todos.

Profesor de Economía Aplicada, tiene conversación fácil, incluso para hablar de sus proyectos de futuro dentro de la UNED de Segovia, que necesita, tal y como nos cuenta, “un repaso” para adaptarse a los tiempos. Además, junto a su equipo, intenta cumplir a rajatabla el principio básico de los Centros Asociados de la UNED, “dinamizar la sociedad en la que se ubica” organizando actividades de todo tipo…

De la situación de la Universidad en general, de su historia en la UNED y de los proyectos de futuro, él mismo nos habla.

— ¿Desde cuándo es director del Centro Asociado de la UNED en Segovia?
— Desde el mes de febrero de 2016.

— ¿Su carrera profesional siempre ha estado unida a la UNED?
— Básicamente sí. He hecho algunas cosas previamente pero, empecé a trabajar en al UNED en el año 1994 y luego, como becario, en el 95. Soy profesor de Economía Internacional, de Economía Aplicada, trabajo sobre temas de América Latina y de la Unión Europea…

— Antes de venir a Segovia ¿qué otros cargos ha tenido?
— En los años 90 fui director de Distribución de la UNED, me encargaba de dirigir toda la distribución de los manuales, de los libros de la UNED, de las publicaciones. En aquella época no existía internet y éramos la primera editorial universitaria de España.
Después, soy profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y, actualmente estoy en el departamento de Economía Aplicada. Entre los cargos que he ocupado, también he sido vicesecretario general técnico de la UNED, durante cinco o seis años. He estado en diferentes países como profesor-investigador, pre-doctorado o post-doctorado… en Chile, Ecuador, en EEUU, en Alemania…
Coordino un programa Erasmus entre la Facultad en la que estoy y la Universidad de Hamburgo. Desde 2016, soy director del Centro Asociado de la UNED de Segovia… y, desde el año 2017, dirijo el Campus Noroeste, donde realizo una labor de coordinación. Es el Campus más grande de España, un área fundamental dentro de lo que se llama “La España Vaciada”, especialmente Castilla y León, Galicia, Asturias o Extremadura…. Son 14 centros en total, entre los que se incluye el de Segovia.
Dentro de la coordinación de este gran Campus, se intenta tener buen ambiente y llevar a cabo tareas, con la colaboración de Enrique Gallego, coordinador de Extensión del Campus, con quien estoy preparando unas jornadas o conferencias sobre el Camino de Santiago que comenzarán aquí en Segovia…
Otra de las cosas que pretendemos traer desde Madrid a finales de noviembre es la reunión de los COIE, Centro de Orientación, Información y Empleo. La idea, es colaborar con las instituciones que forman parte de la UNED para fomentar las prácticas involucrando a empresarios junto a las dos instituciones, Diputación y Ayuntamiento porque, estas instituciones no es que apoyen a la UNED, son la UNED.
La UNED de Segovia es un Consorcio Universitario formado por tres pilares: La UNED sería el central y, el Ayuntamiento y la Diputación, a partes iguales. Es “su” universidad y, con permiso de la Academia de Artillería, somos la universidad que lleva más tiempo en Segovia.

— Después de un tiempo recorriendo diferentes lugares ¿qué es lo que más le gusta de trabajar aquí en Segovia?
— La verdad es que cuando vine a Segovia hubo una cosa que me sorprendió gratamente, la vida cultural y social que tiene en cuanto a actividades y actos… y, como una de las labores de los Centros Asociados es contribuir a eso, hacerlo es una de las cosas que más me satisface.
Me gusta el clima, porque soy de origen abulense y me gusta estar cerca de la montaña, en este entorno castellano y, me gustan las oportunidades que ofrece la UNED, creo en una Universidad Pública como la UNED que, da oportunidades a gente que de otra manera no las tendrían. Me gusta el “poder hacer cosas” por la sociedad.
Además, si quieres puedo decir lo típico… la ciudad y la provincia son espectaculares.

— Desde que conoce la UNED ¿cómo ha cambiado esta Universidad?
— Como dice mi hijo, “soy del siglo pasado”… Yo llegué a la UNED en el curso 94-95, que era cuando estaban llegando los ordenadores.
No existían los foros y con los alumnos utilizábamos muchísimo el teléfono, se comenzaba a utilizar el correo electrónico, el correo postal era muy potente, enviábamos las notas y todo por correo postal… que hoy en día es prácticamente inexistente.
Ha evolucionado con la sociedad y la UNED siempre ha tenido el sello, y lo mantiene, de ser una universidad ideal para gente que estudia y trabaja. Eso ha ido mejorando, seguimos siendo esa universidad pero, también seguimos siendo la universidad de las segundas oportunidades, para llegar donde muchos no hubieran podido de otro modo… Somos una universidad de gente que estudia por “puro vicio”, “puro placer”. Estamos notando que cada vez nuestra metodología gusta más a la gente joven que quiere organizar su tiempo y estudiar con flexibilidad…
Hice el doctorado en la UNED pero no estudié en la UNED y, lo que he descubierto, es que el alumno de la UNED tiene mucho mérito. No somos una universidad fácil en la que se regale nada. El alumno de la UNED demuestra capacidad de trabajo, sacrificio, esfuerzo… Hay que felicitar a los alumnos de la UNED que terminan en esta universidad sus estudios, por supuesto, pero también a sus maridos, mujeres, hijos, padres… porque son también quienes han sufrido la “ausencia”, la dedicación de los alumnos a su estudio. Mucha gente estudia con hijos… hemos visto a algún alumno que ha venido a recoger el diploma acompañado por sus hijos.

— ¿Recuerda algún caso de algún alumno…?
— Recién llegado a la UNED en Madrid, descubrí que, en la Licenciatura de Económicas, que era de cinco años, en el último curso, un padre y un hijo estaban estudiando a la vez. El padre debió convencer al hijo para que empezase a estudiar y su compromiso con él fue acompañarlo durante la carrera, haciéndola también… y, ahora que no nos escucha ninguno… el padre tenía mejores notas.
Recuerdo otro caso, el de un señor de casi 80 años que venía por el despacho y me decía: “Mi mujer me va a matar, ya me queda esta asignatura y otra…” y, le dabas una tutoría, le explicabas cómo enfocar el estudio… Gente que no solo estudiaba Historia del Arte porque le gustaba, también estudiaban Economía o Derecho… porque toda su vida habían querido hacerlo y no habían podido. Ahora hay gente que comienza, con 18 años.
Cuando un alumno, y a veces pasa, te envía un correo al finalizar la carrera o, cuando personalmente una alumna cubana en Madrid te dice:” Me he venido de Cuba y estoy estudiando y estoy encantada”, le ofreces esa oportunidad de integrarse en la sociedad. Además, la UNED es una universidad normal, con especifidades por el estudio a distancia pero, tenemos Erasmus, tenemos prácticas….
Concretamente el Erasmus, hemos tenido personas a las que les ha cambiado la vida y eso, como profesor, me satisface mucho. Recuerdo un alumno al que le “convencí” para que fuese a Alemania de Erasmus (tenía muy buen nivel de alemán). Hablando con él, que nunca había salido de España y, después de algunos problemas se fue. Cuando volvió, me confesó que su estancia en Alemania le había cambiado la vida porque había conocido gente de otros países, había descubierto nuevas experiencias en su vida… Esto justifica que uno se convierta en profesor y que existan los Centros Asociados.

— Imagino que en el despacho piensa en lo mucho que ha evolucionado la UNED desde que formas parte de ella pero ¿piensa también en lo que falta por conseguir?
— En lo que más pienso es, precisamente, en lo que queremos hacer. Dicho sea de paso, quiero destacar el agradecimiento a los tutores, porque son imprescindibles en la UNED, a los alumnos, pero también a Montse, Begoña, Paqui y Ana, el personal de la UNED de Segovia, que sin ellas tampoco funcionaría el centro… Enrique, como secretario, a los coordinadores… Ángel, Alberto y José Luis.

— Son un equipo…
— Para lo bueno y para lo malo, yo soy quien da la cara pero, es justo dar las gracias. Tengo algunos objetivos que se van a realizar pronto como traer actividades para dinamizar el centro en relación a la enseñanza de idiomas y, creo que el centro necesita adaptarse y, para ello, habrá que darle “una vuelta” física.
Estoy con ese proyecto en la mente, debemos mejorar aún más nuestras emisiones, la metodología de la UNED va a ir más en ese sentido, en ofrecer más disponibilidad para los alumnos, lo que no significa que renunciemos a la presencialidad, no. Las clases presenciales seguirán existiendo y potenciándose, pero vamos a hacer que los alumnos puedan disponer de más opciones.
Hemos empezado y vamos a seguir mejorando la biblioteca, la vamos a poner en red para que los alumnos no siempre tengan que desplazarse para ver si un libro está disponible o no, o para renovarlo… Este proyecto se pondrá en marcha a lo largo de este año pero, el reto más importante será “darle una vuelta física al Centro” y ahí, mi compromiso es…. agradezco a la UNED, al Ayuntamiento y a la Diputación su apoyo pero, mi idea es no pedirles más dinero sino, sacar dinero de otro sitio…

— ¿Patrocinios?
— Por ejemplo.

— ¿De empresas…?
— De todo aquel que quiera. En la cultura española, esto no está tan arraigado pero, he tenido la oportunidad de estar en EEUU y allí, es muy natural. De esta manera, las empresas o los particulares… devuelven a la sociedad un poco de lo conseguido, lo que se denomina la “Responsabilidad Social Corporativa”.
Hay muchas necesidades en España pero, la Educación es un buen sector en el que invertir, aunque también hay otros.

— En otros países es muy habitual: Financiación de proyectos, herencias… Aquí habrá que despertar…
— Cuando alguien pide para algún proyecto en el que cree y que está convencido que merece la pena y da resultados, como es la Educación, supone esfuerzo pero…. es fácil.

— Como conocedor de este mundo… ¿cuál es su opinión sobre la situación de la Universidad, en general, en España?
— Mi sesgo es como profesor. Creo que la Universidad en España necesitaría más dinero. Es fácil decirlo pero, en los últimos años, la Universidad, en general, ha hecho un esfuerzo. Hemos mejorado mucho en publicaciones y en presencia internacional, sin más recursos.
Hemos “tirado” con recursos relativamente “escasos” pero con lo que tenemos, hemos hecho “buenas cosas”… incluso comparados con otros países de la Unión Europea o, con los EEUU… Somos un país con un tamaño determinado pero, la universidad española, en talento está bien, la clave es retener el talento, disponer de más medios y, dejar atrás la crisis que hubo… de poner en cuestión la Universidad por títulos… Desde luego, en lo que yo conozco que es la UNED eso no sucede. Nuestros títulos son bastante difíciles de conseguir, no regalamos nada a nadie. El prestigio de la docencia, desde infantil hasta la universidad, es algo que nuestra sociedad debe recuperar.
Vendría bien más dinero, facilitar las carreras a largo plazo. Hace unos días hemos traído a Segovia un Festival de Cortometrajes que antes se celebraba en Andalucía y, esperamos que se quede aquí. Si alguien quiere patrocinarlo, estamos abiertos a ello.
De este festival, recuerdo uno de los cortometrajes en el que entrevistaban a varios jóvenes investigadores en diferentes áreas y reflejaban lo que sabemos quienes trabajamos en la universidad, la precariedad. Una precariedad no tanto económica, porque cuando uno decide dedicar sus esfuerzos a la Universidad Pública, sabe que no va a ganar mucho dinero, que es una carrera de largo recorrido. En cambio, en otros países, más allá de cuestiones sociales y de que eso esté más protegido, hay oportunidades, hay interés por el conocimiento universitario.

— En otros lugares es habitual que la formación se prolongue…
— Es lo que en la Unión Europea se ha llamado “El aprendizaje a lo largo de la vida”, en esta sociedad de hoy, el aprendizaje es continuo y eso, en el Centro de la UNED en Segovia lo intentamos hacer con seminarios, intentamos conectar con la sociedad segoviana… Hoy nadie puede decir que “ha estudiado Derecho y ya… Para toda la vida”, porque te tendrás que formar siempre, en esa carrera y en cualquier otra. Por eso intentamos dinamizar y organizar todo tipo de actividades.

— Para terminar, la UNED, durante la última gran crisis económica, se convirtió en lugar de acogimiento, en refugio de muchas personas con problemas laborales…
— ¡Efectivamente! Y ahora que se dice que puede haber de nuevo crisis… De 2008 para acá, creo que teníamos en la UNED, entre el 20 y el 25% de toda la comunidad universitaria de España a causa de la psicosis que surgió, durante la crisis económica, por la formación.
En el año 2008, una compañera y yo hicimos un artículo en el que destacábamos la tasa de abandono escolar, con datos previos a la crisis y, había un objetivo en la Unión Europea que era que esa tasa en la Unión, como máximo fuera del 10%. Llegó el boom del ladrillo y, en España, la tasa de abandono escolar llegó al 40% de media (en chicos el 44%, en chicas el 36%).
Era una “burrada” pero, ¿cómo se explican esas cifras?… Si eres un muchacho de 16 años y, te encuentras ante la duda entre seguir estudiando o trabajar, una carrera o un oficio… o cobrar 2000 euros al mes… hay que tener la cabeza muy bien amueblada para decantarse por seguir estudiando. Cuando un mercado laboral es demasiado atractivo, los jóvenes no se forman y, suben las tasas de abandono…