Desde la izquierda: Arturo Arranz, José Luis Herrero, Manuel Pacheco, Luis Enrique López y Rocío Olmos ayer en la mesa redonda ‘Emprender en el medio rural’.
Desde la izquierda: Arturo Arranz, José Luis Herrero, Manuel Pacheco, Luis Enrique López y Rocío Olmos ayer en la mesa redonda ‘Emprender en el medio rural’. / Kamarero
Publicidad

La Casa del Sello acogió ayer la jornada sobre el reto demográfico ‘Segovia Creando futuro’ organizada por la Diputación Provincial de Segovia. Ante un numeroso público asistente —entre el que se encontraban alcaldes de varios municipios de Segovia y representantes de agrupaciones locales y empresas de la provincia— Jaime Pérez, diputado de Promoción Económica, fue el encargado de presentar y poner en antecedentes el acto que estaba a punto de desarrollarse.

Dos ponencias —la de Luis Carlos Martínez, vicesecretario general de la UVa y profesor de Análisis geográfico regional y ordenación del territorio de la UVa, que versó sobre la ‘perspectiva geográfica de la población en la provincia de Segovia’, y la de Daniel García Cañadas, ingeniero responsable de telecomunicaciones de la Diputación, que habló de la situación en la que se encuentran las telecomunicaciones actualmente en las diferentes localidades segovianas— precedieron a la mesa redonda, uno de los momentos más intensos y activos de la jornada.

Una mesa redonda que llevaba por nombre ‘Emprender en el mundo rural’, moderada por Manuel Pacheco Barrio, y que estuvo integrada por varios profesionales de las distintas ramas fundamentales capaces de luchar contra la despoblación tales como Luis Enrique López, de la empresa Bioammo, en Santa María la Real de Nieva (Empleo); Rocío Olmos, gerente de Pinocio, en Sanchonuño (Turismo); Arturo Arranz, de obras y canteras F. Arranz, en Sepúlveda(Infraestructuras) y José Luis Herrero, de la empresa panificadora De La Mata del Escobar, en Garcillán (Nuevos servicios en el medio rural).

Todos ellos, en primer lugar, expusieron su situación, desde la creación de las diferentes sociedades en los municipios correspondientes, pasando por la manera en la que desarrollan su negocio, la introducción de las nuevas tecnologías en sus labores, hasta que, hoy en día, son algunas de las empresas más conocidas de la provincia.

Tras esto, se abrió un turno de preguntas o comentarios por parte del público donde destacó la intervención de Piedad, natural de Caserío de San José (localidad perteneciente al municipio de Valtiendas), que denunció tener que realizar desde Madrid, donde reside, las gestiones administrativas electrónicas que precisa su hermano, agricultor en dicho municipio y sin acceso a internet. “A lo mejor había que haber hablado antes de despoblación, de las comunicaciones en los pueblos, lo que no puede ser es que yo me entere de la PAC antes que mi hermano y tenga que contárselo”, comentó. Palabras por las que se ganó el aplauso de todos los asistentes y a las que Jaime Pérez respondió señalando la posibilidad y la necesidad de dotar a todos los pueblos y, así, a todos los agricultores de internet.

Las empresas y su capacidad de fijar población

Luis Enrique Pozas puso sobre la mesa una especie de círculo vicioso que, al fin y al cabo, es la realidad. Las empresas se encuentran a la espera de ayudas fiscales o mayores facilidades para embarcarse en la aventura de abrir una sede en un pueblo, de esta manera, su oferta de empleo ayudaría a fijar población y a la creación de servicios públicos como la educación, la sanidad, establecimientos alimentarios, etcétera. Si bien, al ser localidades ‘pequeñas’ esas ayudas o facilidades fiscales, no llegan, por lo que las empresas no deciden abrir sucursales en los pueblos de la provincia, ni se fija población, ni tampoco se crean los servicios básicos que animen a instalarse en los municipios.

La gerente de Pinocio, por su parte, confirmó tener problemas para buscar empleados. “Si estuviéramos en una ciudad como Madrid, hago así, y salen un montón de monitores, pero aquí no”, comentó añadiendo para sacar la campaña adelante, ha de comenzar a trabajar “tres o cuatro meses antes y llamar a muchas puertas. La gente no se queda en nuestros pueblos, habría que afianzar población con sueldos, trabajo y bienestar”.

En lo que se refiere a la formación y cualificación de los potenciales empleados de estas empresas, hay cabida para todos. En alguna como Bioammo es obligatorio presentar un currículum con unos estudios que avalen tus conocimientos así como en Pinocio, donde es necesario contar con el título de monitor de tiempo libre, por ejemplo. Sin embargo, en las otras dos empresas presentes en la mesa, están comprometidos con su trabajo y son ellos mismos los que forman a sus empleados.

Las nuevas tecnologías, según contaron los ponentes, también forman parte activa de su día a día, haciendo uso de ellas, entre otras cosas, para darse a conocer, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Esta fue la línea que siguió la mesa redonda, exponer las experiencias de importantes empresas afianzadas y afincadas en la provincia con el objetivo de mostrar que es muy posible emprender en el medio rural.