La doctora Marina Silva con una de las placas regaladas. / EL ADELANTADO
Publicidad

Los vecinos de Hontoria celebraron la jubilación de Marina Silva en su consultorio médico.

Ayer sábado, se celebró a las 20:00 horas un acto personalizado para despedirse de Silva tras casi 30 años ejerciendo como profesional en Hontoria y Revenga.

Los habitantes han participado de una forma meramente altruista con la aportación de un simbólico donativo para su realización, con el objetivo de recompensarle por tantos años de dedicación y disposición en los que se ha ganado el cariño de todos ellos.

En el acto, se le hizo entrega de una placa conmemorativa con su rostro junto con otra placa que se pondrá en el interior del que ha sido su lugar de trabajo, además de un ramo de flores. Tras esto, la doctora se emocionó, dando paso a un caluroso y aplauso por parte todos.

Una celebración que estuvo marcada por esta nueva normalidad donde predomina la distancia de seguridad, las mascarillas, los geles hidroalcohólicos y mucha incertidumbre, pero donde los sentimientos estuvieron muy presentes.
Aunque en la localidad no ha habido muchos casos de coronavirus (un fallecido y tres casos de gravedad), la doctora procuraba mantener el contacto en todo momento con ellos, llamando dos veces al día a los afectados para corroborar cómo se encontraba cada uno de ellos, lo que caía como agua de mayo a la salud mental de los perjudicados.

Entre los asistentes estuvieron Andrés Torquemada, el concejal segoviano de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, además de miembros de la Asociación de Vecinos San Vicente y la Junta Vecinal y todos aquellos voluntarios que quisieron formar parte de la celebración.