Emoción bajo la lluvia en el primer día de colegio

Más de 12.000 alumnos de segundo ciclo de Infantil, Primaria, Educación Especial y de ESO matriculados en CEIP regresaron este viernes a las aulas

El objetivo principal de los centros educativos es mantener la presencialidad en todas las etapas, con prioridad para los estudiantes de menor edad. / NEREA LLORENTE
El objetivo principal de los centros educativos es mantener la presencialidad en todas las etapas, con prioridad para los estudiantes de menor edad. / NEREA LLORENTE

El tiempo no acompañaba. Pero ni siquiera la lluvia fue capaz de borrar la sonrisa de quienes, con gran entusiasmo, esperaban que sus profesores salieran a la puerta para recibirlos e indicarles dónde debían colocarse. Los 12.257 alumnos segovianos de segundo ciclo de Infantil, Primaria y Educación Especial, así como los estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria matriculados en centros de Primaria comenzaron ayer el curso escolar tras las vacaciones de verano.

El nuevo curso daba comienzo y lo hacía provocando las primeras lágrimas de los más pequeños. Estos se iban adentrando en el colegio, acompañados de quienes este año tratarán de ser sus guías, bajo la atenta mirada de sus progenitores. “Los niños siempre tienen ganas de volver al colegio, de ver a los compañeros y de descubrir quiénes serán sus profesores”, asegura el jefe de estudios y maestro de Educación Física del CEIP Santa Eulalia, David Barroso.

La llegada de septiembre es sinónimo de mochilas, madrugones y rutina. Y esto no contenta a todos por igual. En este colectivo no solo se puede englobar a los menores, también a los padres y madres que aún no han asimilado que tendrán que separarse de sus hijos durante unas horas al día. “Después de tanto tiempo, luego lo echas mucho de menos y da pena”, lamentaba Camino Minguela. Con lágrimas en los ojos despedía a su hijo Jesús, que este año entrará a tercero de infantil.

En la puerta de los centros, los progenitores también vivían su particular vuelta al cole. Una vez destacaban lo mucho que habían crecido los niños este verano, pasaban a hacer un balance de sus vacaciones, que este año han sido un poco distintas para algunos. “Mi hijo Julio se contagió en el campamento y tuvimos que estar toda la familia confinada durante dos semanas”, contaba una de las madres en la entrada del CEIP Diego de Colmenares. Por supuesto, no podía faltar el tema estrella; la pandemia, que seguirá marcando la vida escolar de miles de niños un año más (y ya van tres).

Tampoco ha variado el objetivo principal de las escuelas; la presencialidad en todas las etapas, con prioridad para los estudiantes de menor edad. De igual forma, los centros estarán abiertos todo el curso para garantizar el servicio de comedor.

Las obras continúan

Una pala excavadora, una escalera, cubos de pintura, vallas… A pesar de que las clases ya han dado comienzo, los alumnos del CEIP Santa Eulalia se encontrarán todos estos materiales a las puertas del centro hasta, aproximadamente, la segunda semana de curso, cuando está previsto que los operarios concluyan la reparación de las fachadas del colegio, dado el retraso que han sufrido los trabajos. Por el contrario, a mediados de agosto ya estaban terminadas las obras que realizaron para cambiar el pavimento del gimnasio.

La última intervención ha requerido una inversión de 48.155 euros por parte del Ayuntamiento de Segovia y se enmarca en el plan del Consistorio de acometer actuaciones en 14 centros de enseñanza de la capital.

Una entrada con ritmo

El patio del CEIP Diego de Colmenares, decorado con pancartas y globos, daba la bienvenida a los escolares. La música despertó el ánimo de los pequeños. Algunos incluso dejaban a un lado la vergüenza y se atrevían a bailar, impulsados por sus nuevos maestros.

Cada año, los centros educativos buscan un lema. En esta ocasión, el elegido por la comisión de festejos para el CEIP Santa Eulalia es ‘Santa Eulalia te emociona’. El objetivo que persiguen es trabajar las emociones de los niños. Dentro del horario lectivo, los especialistas y los tutores desarrollarán en las aulas las actividades planificadas por la comisión.

Otros inicios de curso

A pesar de que por ahora solo ha llegado el turno de una parte de los estudiantes, las vacaciones del resto de alumnos llegarán pronto a su fin. Los Ciclos Formativos de Formación Profesional Básica, los segundos cursos de Ciclos de Grado Medio y Grado Superior de Formación Profesional Inicial; el segundo curso de los Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior de las Enseñanzas profesionales de Artes Plásticas y Diseño, comenzarán el 20 de septiembre.

Ya el lunes 27 de septiembre iniciarán el curso los alumnos de Bachillerato en régimen a distancia, primeros cursos de los Ciclos de grado Medio y Grado Superior de Formación Profesional Inicial y Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior a distancia.

No será hasta el mes siguiente, el día 4 de octubre, cuando los alumnos de las Enseñanzas Artísticas Superiores, los de primer curso de los Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior de las Enseñanzas Profesionales de Artes Plásticas y Diseño, Enseñanzas Deportivas y los alumnos de las Enseñanzas Elementales y Profesionales de Música y Danza, volverán a las aulas. Por último, el miércoles 13 de octubre comenzarán los alumnos de enseñanzas de Idiomas.

Este año destaca el incremento de un 0,85% del alumnado en la provincia de Segovia con respecto al curso anterior, lo que supone alcanzar la cifra de 23.862, incluyendo todos los ciclos: ESO, Bachillerato, FP y educación de adultos.

Por su parte, el lema del CEIP Diego de Colmenares para este curso lo tuvieron claro desde el principio: ‘Siendo prudentes, seguiremos superándolo’. Y es que este es el mayor deseo del sector: seguir superando la actual crisis sanitaria, para que la educación nunca pare