Emilio de Frutos, a la izquierda, y el diestro José Ruiz Muñoz, a la derecha, en un festejo en Valsaín. / A.M.
Emilio de Frutos, a la izquierda, y el diestro José Ruiz Muñoz, a la derecha, en un festejo en Valsaín. / A.M.

El empresario y torero segoviano Emilio de Frutos y el diestro gaditano José Ruiz Muñoz han dado por finalizada la relación de apoderamiento que les unía desde comienzo del 2020. El sobrino nieto de Curro Romero se desplazó a tierras segovianas para completar su etapa de novillero con picadores, entrenando durante estos más de dos años en la Finca ‘Los Cerros’ de De Frutos, que se ubica en el término municipal de La Higuera, y donde también ha ejercido como profesor en la Escuela Taurina Provincial de Segovia.

Según reconoce el de Chiclana de la Frontera en un comunicado, De Frutos ha supuesto un «punto de inflexión» en su carrera profesional y destaca que «ha sido la persona clave para cerrar el capítulo de mi carrera de novillero; así como para tomar una alternativa de lujo y rodarme en mi primera temporada como matador».

«No solo ha dirigido magníficamente estos años cruciales para mí, sino que me acogió en Segovia y me abrió las puertas de su casa», subraya el gaditano; y añade: «Junto a él he conseguido asentar mi manera de expresar el toreo, afianzar conceptos y entregarlo todo por este ideal».

Ruiz Muñoz, con el torero de Navalmanzano como mentor, pasó por varias plazas de la provincia como Santa María la Real de Nieva, Valsaín, Ayllón, Cantalejo y más recientemente Cuéllar, último festejo oficial en el que actuó al lado del segoviano. Tras sumar 14 novilladas en 2021, al término de esa temporada tomó la alternativa en Requena (Valencia) con José María Manzanares de padrino y Andrés Roca Rey como testigo.

De Frutos asegura que trabajar con Ruiz Muñoz ha sido «una experiencia muy enriquecedora: recibí a un novillero y ahora digo adiós a un matador de toros al que le toca volar, para abrirse por sí mismo un hueco en este mundo tan complejo. Tengo la seguridad de que ambos hemos hecho un magnífico trabajo». Asimismo, señala que el fin de la relación profesional «no ha supuesto ninguna diferencia entre nosotros: Ruiz Muñoz sabe que siempre me tendrá cerca».

Esta campaña finalizó con nueve corridas, según la estadística de Mundotoro, y ahora emprende un nuevo periodo profesional en Sevilla con el objetivo de pisar la Maestranza. «Ha llegado el momento de replantearme el futuro más inmediato, y por eso he regresado a Sevilla, donde me he establecido con el propósito de que su afición sepa que aquí hay un torero que solo piensa en la oportunidad de presentarme como matador en la Maestranza«, explica Ruiz Muñoz.