El SUP estima que 30 policías dejarán de prestar servicio en la cárcel

El Sindicato Unificado de Policía asegura que la puesta en marcha del servicio de seguridad privada desplazará a finales de octubre a agentes hacia nuevos cometidos en la Comisaría.

9

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) asegura que la incorporación de vigilantes privados en el centro penitenciario de Segovia provocará una reducción de efectivos policiales en la provincia a medio plazo y de forma inmediata la reducción de su presencia en la prisión situada en Perogordo.

Los efectos de esta medida que comienza a aplicarse hoy con la entrada de 15 trabajadores de Securitas contratados por el Ministerio de Interior se notarán este mismo mes. A finales de octubre 30 policías que prestaban servicio en la cárcel serán reasignados a funciones en la Comisaria, ha asegurado con rotundidad el secretario provincial del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Tomás Torrego. En las próximas semanas, los agentes privados que ayer fueron recibidos en la Comisaria trabajarán junto a los policías que les darán un curso práctico sobre las funciones que van a desempeñar concretado a las características y condiciones del centro de Perogordo. Hay que recordar que el servicio ‘Apoyo a la Seguridad en los Centros Penitenciarios dependientes del Ministerio del Interior’ se circunscribe a la vigilancia del perímetro de la cárcel de Perogordo, vallado y muros exteriores, así como a la comprobación de los accesos reservados a familiares de los internos y al control de las cámaras de vigilancia. Tras un periodo de transición y “antes de que finalice octubre los vigilantes privados van a sustituir a los policías, unos 30, que bajan a Comisaría”, insiste Torrego poniendo de manifiesto que la empresa privada no refuerza ni solo apoya las funciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como desde la Admnistración central se afirma, sino que reemplaza efectivos. La sustitución será casi del cien por cien en un año para dejar, si acaso, una presencia testimonial de la Policía en el centro penitenciario, remarca el representante de SUP. Torrego une este proceso al envejecimiento de la plantilla y la falta de cobertura de las bajas para llegar a afirmar que “Segovia perderá al 30% de los policías con los que cuenta en menos de diez años”.

El SUP se manifiesta en contra de la contratación de empresas privadas para prestar servicio en las cárceles porque entiende que “esta privatización no beneficia a nadie, no da seguridad, ni es rentable”.

El delegado de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), Javier Albertos, asegura que se ha abierto el camino de la privatización de los servicios penitenciarios en España y teme que pronto siga curso por el interior de las prisiones y afecte también a los funcionarios que trabajan con los internos.

Oferta de Empleo CSI.F

Prisiones denuncia que mientras existe una Oferta de Empleo Privada de 800 trabajadores anuales, la Oferta de Empleo Público para Instituciones Penitenciaria en los tres años de ‘legislatura popular’ ha sido de 84 empleados, para la apertura entre el 2009 y el 2012 de 14 centros de inserción social (cuya relación de puestos de trabajo de cada centro es de 100 efectivos) y cinco macrocentros. “Oferta de Empleo Pública insuficiente para un sector prioritario y para la calidad del servicio que presta este colectivo que pone en riesgo sus vidas por la cantidad de agresiones que padecemos”, señala CSI.F en un comunicado.