El sector de áridos registra un descenso del 50% en su consumo

Las empresas segovianas acusan en la actualidad la reducción de la obra pública tras las medidas de recorte presupuestario aprobadas por el Gobierno

4

El sector de áridos de la provincia está acusando el gran descenso en el consumo para la construcción, de un 50 por ciento, en los últimos meses. Así lo ha afirmado el delegado en Segovia de la Asociación de Fabricantes de Áridos de Castilla y León (Afarcyl), Luis Miguel Rincón, quien precisa que, además del parón general en el sector de la construcción, la provincia está sufriendo la reducción de la obra pública y la conclusión de las numerosas obras que se han ejecutado en la capital madrileña.

Luis Miguel Rincón insiste en que el sector ha visto descender su trabajo, tras la aprobación por parte del Gobierno Central de las medidas de recorte presupuestario, que han parado la obra pública. En su opinión, la recuperación “irá despacio”, y en este año algunas empresas segovianas se han visto obligadas a cerrar sus instalaciones y a reducir personal, para reducir los costes.

La provincia de Segovia registra una producción anual de unos tres millones de toneladas de áridos, lo que la convierte en una provincia importante dentro de este sector de materias primas minerales fundamentales en sectores como el de la construcción, al registrarse una producción anual de unas 40 toneladas.

El descenso en el consumo de áridos está afectando también a este tipo de empresas a nivel regional y nacional. Los datos difundidos por Afarcyl tras su asamblea general celebrada hace unas semanas reflejan que este año se ha producido una bajada del consumo de un 22,8 por ciento con respecto al año anterior, con un gasto en la construcción de 22,9 millones de toneladas y de 9 toneladas al año per cápita.

Por otro lado, en el ámbito nacional la actividad del sector también ha caído por encima del 50 por ciento en los dos últimos años, según las estimaciones de la Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos (Anefa). El consumo total de áridos en el año 2009 en España ha sido de unos 279 millones de toneladas (-27,2 por ciento) desglosado en: 235 millones (-29,2 por ciento) de áridos para la construcción; 44 millones (-14,4 por ciento) para aplicaciones industriales, tales como cementos, vidrios, cargas, filtros, industria química, siderurgia y metalurgia, etc.; y 1.650 millones de euros de volumen de negocio del sector de áridos para la construcción, excluido el transporte. La caída acumulada en términos constantes en el bienio 2008-2009 es del 54 por ciento.

La evolución del consumo de áridos entre 2007 y 2009 por comunidades autónomas es muy dispar, oscilando entre el -35 por ciento en Cantabria y el -63 por ciento en Canarias.

Además de la brusca caída de la demanda experimentada nuevamente en 2009, el sector y, por extensión, los de la mayoría de productos de construcción, siguen atravesando por una situación de “estrangulamiento del capital circulante que está afectando a muchas de sus empresas, por estar sometidos al doble esfuerzo de fabricar y enviar los productos sin ningún tipo de cobertura de riesgo y, simultáneamente, tener que soportar la tensión de tesorería que supone cobrar, en muchos casos a más de 200 días, con la posibilidad real de que el cobro no se llegue a producir, todo ello aderezado por la contracción del crédito bancario y el incremento de la morosidad”, según denuncian desde Anefa.