El PSOE tumba las alegaciones del PP a las ordenanzas fiscales de 2015

El pleno rechaza también las presentadas por un particular y el sector hostelero

8

El pleno del Ayuntamiento rechazó este viernes todas las alegaciones presentadas a las ordenanzas fiscales de 2015. Entre ellas, las presentadas por el PP, en base a un informe de la asesoría jurídica que advierte que los populares “no están legitimados para presentar alegaciones a un acuerdo de pleno adoptado por una corporación de la que son parte”, indicó el concejal de Hacienda, Alfonso Reguera. “Quieren ser juez y parte y eso es ilegal, pueden votar el acuerdo y así lo hicieron en su día, asuman que perdieron la votación”, añadió Reguera, que acusó a los populares de hacer un “doble juego” y “buscar triquiñuelas” para confundir a los ciudadanos.

Lo cierto es que Reguera no entró en el contenido de las alegaciones del PP, que calificó como “curiosas y divertidas” y que, en síntesis, solicitaban la congelación de las tarifas del servicio de agua y que la bonificación de los recibos domiciliados del IBI pase del 3,5% al 5%.

El viceportavoz del PP y experto en asuntos económicos, Juan Antonio Folgado, precisó que lo presentado por los populares no eran alegaciones sino “reclamaciones” y respondió que “si somos jueces, lo somos sin toga, porque sufrimos el rodillo de otros jueces, porque ustedes aprueban todo con la ayuda de su socio de IU”.

Folgado aseguró que las ordenanzas fiscales de 2015 suponían “meter la mano en el bolsillo de los segovianos para sacarles 1,5 millones de euros”, en referencia al aumento de ingresos previsto para las arcas municipales.

Con anterioridad, Reguera había comentado que, según los informes técnicos, también se había desestimado la alegación presentada por María Salomé Allas del Pozo, a titulo particular, que reclamó más transparencia y acceso a los datos. “No cabe presentarlo como alegación, por eso se ha desestimado, aunque vamos a tomar nota de la propuesta para el futuro”, dijo Reguera, quien precisó que también se había rechazado el paquete de alegaciones presentado por el presidente de la Agrupación de Industriales Hosteleros (AIHS), Julián Duque. El sector pedía que se aplicase una reducción del 0,5% conforme al IPC; una petición rechazada porque “no hay una normativa que vincule la subida de tasas al IPC, y ya dijimos que no se iban a producir rebajas y que los incrementos iban a ser puntuales”. También se desestimaron otras dos peticiones de la AIHS: que se aplicase un 95% de bonificación en el pago del IBI para edificios BIC y que la bonificación de los recibos domiciliados pasase del 3,5 al 5%.

La alcaldesa, Clara Luquero, tomó la palabra al final del debate para censurar las palabras de Folgado. “Es inadmisible que diga que metemos la mano en el bolsillo de los ciudadanos, esos términos pueden confundir a los ciudadanos, muchos lo están pasando muy mal, gestionamos los recursos para ofrecer los mejores servicios públicos”.