El PP se muestra ‘preocupado’ por la ‘debilidad’ del equipo de Gobierno

2

El cese de Javier Arranz como concejal de Deportes refleja la ‘división interna’ que existe en el Gobierno socialista, que estaba “larvada”, y que procede de las abiertas discrepancias que se manifestaron en la pugna por dirigir el PSOE local. Pero también, esa revocación de funciones demuestra la ‘falta de liderazgo’ de la alcaldesa, Clara Luquero, y de la ‘debilidad’ de su Gobierno. Así lo cree el PP de Segovia, en palabras de su presidente, Francisco Vázquez, y del portavoz municipal del PP, Jesús Postigo, que llegó a asegurar que “hay demasiados reinos de taifas y me preocupa mucho que esta división desemboque en una situación crítica en el Ayuntamiento”.

Vázquez afirmó que la división “ya se vió en la elección a la secretaría del PSOE local, permanecía larvada en el equipo de Gobierno y ahora se ha visto”. El presidente del PP de Segovia y concejal en el Ayuntamiento aseguró que no le preocupa si Arranz dejará su escaño o se quedará como edil no adscrito porque “ya está amortizado”. “¿Quien es Javier Arranz”, se preguntó, con ironía, Vázquez, que calificó como “una broma de mal gusto” las afirmaciones del concejal de que un alto dirigente del PP le ofreció el apoyo del partido para llegar a la Alcaldía. “Los rumores es que está negociando con otros porque sabía que su acomodo en el PSOE no iba a ser fácil, que diga con qué formación, pero que salga con eso, solo me produce risa”, dijo.

Postigo aseguró que el cese de Arranz supone un signo de ‘absoluta debilidad más que de fortaleza’ de la alcaldesa, porque “ha entregado la cabeza a quien se la estaba pidiendo” y “desde luego —añadió— es una solución a un problema interno que tenía el PSOE, pero el Ayuntamiento no es el lugar donde deben resolverse”.

Sobre la afirmación de Arranz de que el PP le habría ofrecido apoyos para acceder a la Alcaldía, Postigo afirmó: “iba a calificarlo de manera muy dura. Creo que esta es una persona que le gusta la noche (…) Nada más lejos de la realidad, ni iría ni en el último puesto de la lista, es una persona que a lo largo de tres años no nos merece tampoco a nivel personal ni a nivel de gestión”.