El PP advierte del riesgo de modificar nombres de calles “sin ningún rigor”

Este grupo considera que el equipo de Gobierno “no utiliza el procedimiento administrativo adecuado” y apunta discriminación en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica

1

La viceportavoz del Grupo Municipal Popular (GMP) Azucena Suárez calificó de tema sensible y muy delicado la aplicación de la Ley de Memoria Histórica en la ciudad. Los concejales del Partido Popular no votarán a favor de la propuesta de modificación de la denominación de calles en los barrios de San José y Santa Eulalia en el pleno previsto para mañana viernes, y en virtud de esta normativa de 2007, porque consideran que no se han incoado los expedientes con el rigor necesario para cumplir tanto con la Ley como con el Reglamento municipal de Honores y Distinciones y la Ordenanza reguladora de la denominación y rotulación de vías públicas, que entró en vigor recientemente.

Suárez criticó que el Gobierno municipal socialista no haya buscado el consenso del principal grupo de la oposición y del resto de formaciones políticas en la corporación municipal y afirmó que diez años después de la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica quiere modificar la denominación de varias vías de la ciudad “por conveniencia política”, ya que en la actualidad se encuentra en minoría y pretende ganarse así al concejal de IU.

La concejala del PP comentó que este asunto debe abordarse “con rigor, sentido común y, sobre todo, templanza” para no cometer irregularidades que puedan tener consecuencias en el futuro. En este sentido advirtió del riesgo de que cualquier particular, un vecino o un familiar de alguno de los nombres que se retirarán del callejero pueda recurrir la medida.

Según el GMP, que no descarta que haber aprobado alguno de los cambios si se hubiera contado con él, el procedimiento administrativo adecuado requiere, al menos, de la instrucción de expedientes individuales, con su correspondiente informe histórico y jurídico.

Además, la ordenanza de rotulación de vías contempla que cuando se modifique el nombre de una calle se tenga en cuenta la denominación anterior que mantenía históricamente, como ocurre en el barrio de Santa Eulalia con las de Alférez y Sargento Provisional que antes fueron Cantarranas y Barrihuelo.

La concejala llegó a poner como ejemplo, por la búsqueda de “concordia”, al Ayuntamiento de Madrid desde que Manuela Carmena encargó a la jurista Francisca Sauquillo la dirección de una comisión de expertos para aplicar la Ley de Memoria Histórica.

Suárez mantuvo, por otro lado, que se ha producido discriminación, al utilizar sistemas distintos para sondear la opinión de los vecinos en cada barrio. Por otro lado, reiteró que hay asuntos más prioritarios como, por ejemplo, la reparación de vías, algunas “en lamentable estado”, según la edil.

A falta de placas

Avenida del Acueducto.

El portavoz del Grupo Socialista, Alfonso Reguera, recordó que el cambio de nombres de calles en los barrios de San José y Santa Eulalia se realiza en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y después de consultar con los vecinos. También informó de que la conocida como avenida de Fernández Ladreda en realidad ya debe recibir en nombre de avenida del Acueducto, al igual que la plaza de la Universidad (antes de los Leones de Castilla), ya que así se aprobó por el pleno en el anterior mandato corporativo. Aunque el PP presentó, en el caso de la avenida, un recurso de reposición, Reguera sostuvo ayer que después no ejerció las acciones correspondientes, por lo que transcurrido el plazo previsto por la normativa, el acuerdo del pleno es definitivo. Fuentes municipales informaron de que las placas con la nueva denominación se colocarán a finales de abril.