El caos circulatorio por el turismo de montaña se extiende al Alto del León

El aparcamiento de Navacerrada se completó antes de las 9 de la mañana

Los problemas circulatorios en los altos de montaña de la provincia se han vuelto a repetir este pasado fin de semana, tanto en Navacerrada como en San Rafael, en el Alto del León, donde los numerosos vehículos —procedentes sobre todo de Madrid— completaron los aparcamientos y se formaron largas colas en la calzada. Las dificultades afectaron tanto a la CL-601 y a la M-601, de acceso a Navacerrada; como a la N-VI de subida y bajada a San Rafael.

La Guardia Civil de Tráfico tuvo que regular la circulación en las carreteras e impedir la entrada de vehículos en los aparcamientos, que se llenaron, para evitar que los colapsos fueran mayores. En el caso de Navacerrada, sus plazas se llenaron antes de las 9 de la mañana ayer domingo; y la Guardia Civil obligó a continuar circulando hacia Valsaín y San Ildefonso, o en sentido inverso.

La estación de esquí de Navacerrada sólo ofrecía ayer cinco pistas, pero fueron muchos los que se acercaron al alto para disfrutar con la nieve con trineos o deslizarse con plásticos.

En el Alto del León también fueron muchos los madrileños que se acercaron al puerto para disfrutar de la nieve en una jornada soleada, tanto el sábado como el domingo. El aparcamiento privado se llenó enseguida y además muchos vehículos se quedaron bloqueados ante la enorme afluencia circulatoria. Muchos turismos se dejaron junto a la calzada donde los agentes extendieron numerosas multas por mal estacionamiento. Además, el continuo cruce de peatones por la carretera también supuso un importante peligro, tanto en Navacerrada como en el Alto del León.

Los restaurantes de los puertos se llenaron por completo, y también notaron una actividad mayor de la habitual los establecimientos hosteleros de San Rafael y de los núcleos del Real Sitio de San Ildefonso.