El Archivo Militar vuelve mañana a su actividad tras dos semanas cerrado

Efectivos de la UME han participado en los últimos días en las labores de recuperación.

3

El Archivo General Militar, situado en el Alcázar, comenzará mañana lunes a recuperar su actividad cotidiana de apertura a los investigadores, tras haber estado quince días cerrado por la inundación que le ocasionó una avería de agua. De este modo, y tal como anunció el director del Archivo, el coronel Emilio Montero, la apertura a los historiadores podrá regresar esta semana, aunque aún faltan remates por realizar.

En los trabajos de secado de los legajos y de tratamiento de los documentos afectados han participado todos los trabajadores del Archivo. Pero también acudieron especialistas del Ejército, y miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que han aprovechado este incidente para mejorar su formación y hacer prácticas en intervenciones en Bienes de Interés Cultural y archivos. La presencia del pelotón de la UME continuará la próxima semana, salvo que algún tipo de emergencia le requiera para actuar en algún otro punto.

El problema en el Archivo consistió en una avería de agua ocurrida en la noche del 6 al 7 de julio detectada un depósito de agua de un lavabo. El agua se filtró hacia las salas de las dos plantas inferiores y afectó a unos 600 legajos.

Las labores de urgencia para la retirada de los documentos, su secado y su revisión, obligó a cerrar las instalaciones durante las dos últimas semanas; y a dedicar a todo el personal, unos 20 empleados, a tratar de que la humedad ocasionara los menores daños posibles.

Mientras tanto se han puesto en marcha diversas medidas para evitar que se repitan las averías de agua como la reducción de la presión del agua, refuerzo del servicio de vigilancia, o el uso de materiales en los documentos que permitan garantizar la durabilidad de la información.