Pachuca Sotomayor expone su obra en La Casa de la Lectura
Pachuca Sotomayor expone su obra en La Casa de la Lectura

La artista bilbaína Pachuca Sotomayor, con una trayectoria de 20 años en la pintura abstracta, decidió hace una década cambiar su vida por completo. Dejó la bulliciosa ciudad de Madrid para trasladarse al entorno rural de Aguilafuente.

En Segovia, Sotomayor encontró lo que ella describe como la “energía especial del campo”. La luz natural, la variedad de colores y texturas, y la cercanía con la naturaleza se convirtieron en fuentes de inspiración para su trabajo. Estos elementos, según la artista, son esenciales para la creación y han influido en la evolución de su obra. De hecho, afirma que sus trabajos realizados en Madrid y Segovia son “completamente diferentes”.

Durante sus diez años de trayectoria profesional tierras castellanas, Sotomayor ha experimentado un profundo “viaje interior”. A medida que ha ido madurando en su contacto con la creación y lo espiritual, ha llegado a la conclusión de que el verdadero viaje es hacia adentro. Este viaje interior ha sido un factor clave en su evolución como artista.
Además de su viaje interior, también ha destacado los lugares expositivos de Segovia como espacios extraordinarios para mostrar su arte. Ha tenido la oportunidad de exponer su trabajo en lugares emblemáticos como el Palacio de la Audiencia de Soria y La Alhóndiga de Segovia. También recuerda con especial afecto la exposición que realizó en 2022 en la Fundación Villa de Pedraza, una antigua iglesia románica que proporcionó un ambiente espiritual para su obra.

Actualmente, está exponiendo por segunda vez en la Casa de La Lectura con la muestra ‘Procesos: Mujer atemporal’. Esta exposición surgió en 2022, en respuesta al movimiento social en torno a la figura de la mujer y su importancia en la sociedad. La muestra, que estará expuesta hasta el 13 de enero, consta de cuatro obras de gran formato, elaboradas con telas de algodón procedentes de Francia.
Las piezas, de expresión abstracta, están suspendidas del techo y acompañadas de una pequeña explicación con referencias bibliográficas disponibles en la biblioteca. Están montadas en zigzag para permitir al espectador entrar dentro de la obra y caminar en ella, y están pintadas por ambos lados. Con estas obras, Sotomayor busca representar los ciclos de la vida de la mujer.

La carrera de Pachuca Sotomayor es un testimonio del poder del cambio de entorno en la evolución artística. Su traslado de Madrid a Segovia no solo ha influido en su obra, sino que también ha permitido un viaje interior que ha enriquecido su perspectiva y su expresión artística. A través de su trabajo, Sotomayor nos invita a reflexionar sobre la importancia de la conexión con la naturaleza, la introspección y la representación de la mujer en el arte. Su historia es un recordatorio de que el arte no es solo una forma de expresión, sino también un medio para el crecimiento personal y la transformación.