El Tribunal Superior mantiene la prisión a los dos acusados de agredir al dueño de un pub

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha mantenido la pena de prisión para dos jóvenes que dieron una paliza al dueño de una discoteca de Segovia en marzo de 2018 cuando este les reclamó que pagaran las consumiciones que habían tomado.

La Sala de lo Civil y Penal del TSJCyL ha visto en segunda instancia esta causa, por la que ya dictó sentencia la Audiencia Provincial de Segovia en julio de 2020, y ha ratificado la condena de un año y nueve meses para uno de ellos, J.M.C., y ha rebajado de tres a dos años la pena de prisión para el otro, V.H.G.

Según ya consideró probado el primer tribunal, durante la madrugada del 18 de marzo de 2018, cuando la discoteca Theatre, ubicada en el centro de Segovia, estaba ya a punto de cerrar, el dueño del establecimiento fue a hablar con un grupo de amigos que se habían negado a pagar las consumiciones a los camareros, según informa Efe.

En medio de la discusión, J.M.C., que tenía en ese momento 23 años, dio un puñetazo al propietario que le hizo caer al suelo y V.H.G., de 21, le dio dos patadas en la zona del abdomen mientras la víctima permanecía tendida.

Aunque en un principio las lesiones no parecían muy graves, al rato la salud del afectado empeoró y fue trasladado al hospital, donde apreciaron que el impacto en el abdomen había causado la rotura de un arco costal y del bazo, lo que supone “una urgencia médica vital por el riesgo de muerte por hemorragia”, según señaló la Audiencia de Segovia en su sentencia.

La Sala condenó por estos hechos a J.M.C. a un año y nueve meses de prisión por un delito de lesiones con agravante de reincidencia, ya que este joven había sido condenado por el mismo delito en 2015 en Valladolid, y al pago de 2.500 euros de indemnización a la víctima.

Para V.H.G. fijó la pena de tres años de cárcel por un delito de lesiones agravadas con atenuante analógica de embriaguez y una indemnización de 13.170 euros, además de la prohibición para los dos culpables de entrar en la discoteca por un periodo de cuatro años. Ambos condenados presentaron sendos recursos en los que alegaban diversas cuestiones como falta de proporcionalidad o error en la valoración de la prueba, extremos denegados por el TSJCyL “tras analizar cada uno de los reproches a las pruebas de cargo y contrastarla con las pruebas periciales”.

Sí incluye esta nueva sentencia una modificación respecto a la emitida en primera instancia, y es una condena de dos años para V. H. G. en vez de tres, al considerar que procede imponer una pena de prisión en inferior grado porque el condenado no reiteró el pateo ni continuó con la agresión de forma voluntaria.