La línea a Valsaín es un un año más la que más viajeros sumó. /KAMARERO
Publicidad

El transporte metropolitano de Segovia cumple hoy 1 de agosto diez años de funcionamiento, con un incremento de usuarios en el último año de 2.667 viajeros. Los segovianos muestran así su fidelidad a este servicio público, con 541.607 personas que optaron por utilizar los autobuses que unen la capital con  los municipios de su área de influencia: Garcillán, Valseca, Bernuy de Porreros, La Lastrilla, Santo Domingo de Pirón, Torrecaballeros, Palazuelos de Eresma, Valsaín y Otero de Herreros.

2018 fue el primer ejercicio en seis años que experimentó un aumento en el número de usuarios de las nueve líneas que integran este servicio, después de ligeras pérdidas desde 2013, lo que refleja la consolidación de un transporte cuyos objetivos son: descongestionar el tráfico urbano, apostar por el transporte sostenible, solucionar social y económicamente las necesidades de movilidad de la ciudadanía y mejorar con ello su calidad de vida y la seguridad vial.

Los datos ofrecidos por el Servicio Territorial de Fomento reflejan un año más, y como se ha mantenido desde que se puso en marcha el transporte metropolitano en Segovia, que la línea M-8, entre Valsaín y Segovia, es la que más usuarios suma, 210.122, seguida por la M-6, entre Torrecaballeros y la capital, con 112.907 viajeros. También permanece en tercer lugar la línea M-7, que une Palazuelos de Eresma y Segovia, con 80.988 viajeros, mientras que la M-4 (La Lastrilla-Segovia) se sitúa en cuarto lugar, con 68.351 usuarios. Las líneas M-9 (Otero de Herreros-Segovia) y M-1 (Garcillán-Segovia) superan las 20.000 personas, con 26.815 y 26.132 viajeros. Las líneas con menos usuarios son las que unen la capital con Valseca (10.183), Santo Domingo de Pirón (3.572) y Bernuy de Porreros (2.532).

En total, son 23 los ayuntamientos adheridos al Plan Coordinado de Transporte Metropolitano de Segovia y su área de influencia. La Junta de Castilla y León promueve el desarrollo del servicio público de transporte metropolitano, en colaboración con los municipios de la Comunidad en las principales aglomeraciones urbanas de Castilla y León. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente aporta el 85 por ciento de la financiación necesaria para su funcionamiento, mientras que los ayuntamientos adheridos contribuyen con el 15 por ciento restante. El año pasado, las ayudas de la administración autonómica se elevaron a 206.717,22  euros, con un incremento de más de 20.000 euros en comparación a 2017.