La Diputación siguió ayer limpiando la calzada entre Olombrada y Cuéllar. / E.A.

Las comunicaciones por tren y autobús entre Madrid y Segovia recuperan hoy martes la normalidad, tras tres días con problemas de transporte a consecuencia de la borrasca Filomena, que ha descargado distintas cantidades de nieve en la provincia.

La empresa concesionaria de la línea regular de autobús Avanza, que cubre el trayecto Madrid-Segovia, anunció ayer que hoy martes recuperaría todos los enlaces entre ambas capitales, después de que el pasado viernes por la noche tuvieran los primeros problemas de desplazamiento. Además se anularon todas las frecuencias durante el sábado, domingo y ayer lunes. Fueron los problemas existentes en la Comunidad de Madrid lo que hizo que no se recomendara viajar, tal como señaló la propia empresa de transportes.

En cuanto a los enlaces por tren ayer fueron progresivamente recuperándose algunos de los trayectos, tanto en Alta Velocidad como en Cercanías, si bien no se completaron del todo. Los Avant que tienen como origen o destino Valladolid y Madrid, circulan pasando por Segovia, pasando por Segovia.

Carreteras

En cuanto a la red de carreteras, la provincia de Segovia mantiene todavía algunas vías con problemas de circulación. Anoche seguía cortada la carretera que comunica Cuéllar con Olombrada, donde la nieve acumulada y las placas de hielo situadas debajo del grueso espesor complicaron el trabajo de los camiones quitanieves, aunque estuvieron todo el día intentando restablecer la comunicación. También se encontraba en mal estado a última hora de ayer la carretera entre Nava de la Asunción y Moraleja de Coca.

La Junta consiguió ayer abrir la carretera de Navacerrada (CL-601), que ha estado intransitable más de dos días, aunque aún existe peligro por existencia de nieve. La carretera SG-205, entre Hontalbilla y Cuéllar, también presenta aún placas de nieve helada que, como en el caso de Olombrada, es difícil de retirar. Y lo mismo ocurre con la SG-211, de Tabanera la Luenta a Aguilafuente.

Otras vías donde aún es preciso circular con precaución por presencia de nieve helada es la CL-605, entre Abades y la N-110; o la SG-322, desde la N-110 a Muñopedro, y desde este municipio hasta el límite con Ávila.

Camioneros

Por lo que se refiere a los más mil camioneros que han estado retenidos durante todo el fin de semana en las áreas de descanso de la provincia, ayer se fue dando paso al abrirse lentamente las comunicaciones en la Comunidad de Madrid. La mayoría, hasta 700 estuvieron en Boceguillas, en la A-1, de donde algunos salieron pero se les retuvo de nuevo en el área de Santo Tomé del Puerto, para no colapsar las carreteras madrileñas. El resto de las áreas de descanso de la provincia también se fueron liberando ayer poco a poco de vehículos pesados, tanto los camiones situados en las zonas de descanso de Villacastín (N-110 y N-VI) como los que se encontraban en Martín Muñoz de la Dehesa (A-601), que comunica Valladolid con Madrid, y pasa junto a Arévalo.