Publicidad

Pintor, dibujante, platero, tratadista de geometría, de las proporciones humanas y de la fortificación, cronista, viajero, retratista…, Alberto Durero. artista alemán (1471-1528) fue todo un grabador excepcional, considerado como el primer maestro de la estampa. A pesar del gran éxito por su producción, éste no se debe a eso únicamente, sino a la cantidad de copias e imitaciones que se hicieron de él por posteriores grabadores.

Durero ha sido quien luchó por lo que hoy denominamos “propiedad intelectual”, lo que le llevó incluso, a los tribunales.

La exposición ‘Alberto Durero. Maestro del Renacimiento’ engloba sus estampas consideradas regalos diplomáticos, los cuales integraron las primeras colecciones privadas de grabados, además de su apoyo a las creaciones por artistas de signo completamente diferente, utilizándolas como base para sus composiciones e inspiración para la creación de personajes e iconografías.

La muestra sobre el trabajo de Durero ofrece una detallada selección de 70 estampas procedentes de colecciones privadas italianas, como la obra “La lucha entre Hércules y Cacn”, bajo el comisariado de Helena Alonso y el apoyo pedagógico y audiovisual del Fugger und Welser Erlbnismuseum de Augsburgo.

Para poder disfrutar de sus obras de forma presencial, destaca la obra señera “San Eustaquio”, considerada la mejor del artista, “La Adoración de los Reyes Magos”, en la que se observa los estudios que realizó Durero sobre las diferentes posturas de la figura humana, así como series tales como “La Vida de la Virgen”, cuyo tipo iconográfico de la Inmaculada Concepción debe mucho a la imagen que Durero quiso concebir a partir de la mujer descrita en el Apocalipsis.

Esta serie fue recibida con éxito en la ciudad de Segovia en el año 1526. Siguiendo con las series próximamente admiradas por los visitantes, están al descubierto la “Pasión pequeña” realizada sobre cobre, algunas series de sus “Meisterstiche” (“obras maestras absolutas”, como la “Melancolía”, en la que se observa la primera expresión de los sentimientos de un artista en una obra de arte y “El caballero, la muerte y el diablo”.

Además, la presencia de la estampa que sobresale está dedicada al “Carro triunfal” del emperador Maximiliano o algunos de los primeros retratos de la historia del grabado, los cuales dedicó a sus amigos y mecenas Pirckheimer.

La exposición organizada por la Fundación Caja Segovia y C2C Creación y Gestión de Proyectos Culturales, patrocinada por Bankia, puede observarse en las Salas del Palacio y Salas de las Caballerizas hasta el 26 de julio de martes a viernes de 18:00 a 21:00 horas, y los sábados y festivos de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas.