Una grúa trabaja para recolocar la ornamentación desplazada por el viento. / Kamarero
Publicidad

La del lunes al martes fue una noche muy larga para la Policía Local y los Bomberos de Segovia. La anunciada llegada de la borrasca Daniel, con rachas de viento que alcanzaron en la capital los 121 kilómetros por hora de velocidad, provocó numerosas incidencias y daños en el mobiliario urbano de la ciudad que requirieron la intervención de los agentes de una punta a otra de Segovia. Afortunadamente, solo hubo que lamentar daños materiales y los incidentes personales se limitaron a la caída –de poca importancia– de un hombre por la fuerza del viento.

La luz de la mañana y la tregua meteorológica ayudó ya el martes a hacer balance de los desperfectos provocados por el temporal y desde primera hora los equipos municipales de Parques y Jardines, Obras y Servicios y Señalética se desplegaron por la ciudad para limpiar y reparar las consecuencias del fuerte viento. Y es que, el vendaval se llevó por delante árboles –en los Jardinillos de San Roque, en el Pozo de las Nieves, en la Cuesta de los Hoyos, en la calle Gil de Biedma, en el Paseo de los Tilos…–, ramas, señales, elementos de la iluminación navideña, chimeneas y numerosas tejas.

El viento llegó a levantar incluso la techumbre de chapa de una parte del tejado del Colegio Carlos de Lecea y desplazó varias tejas del Conservatorio y del antiguo edificio de la Celese. La caída de tejas provocó también importantes daños en varios vehículos estacionado en la calle; solo en la calle Malangosto se vieron afectados seis turismos.

En cuanto a la ornamentación navideña, las ‘víctimas’ más reseñables que dejó el temporal fueron algunas de las estrellas instaladas en la Plaza Mayor y, especialmente, la gran bola roja que desde el pasado día 5 ilumina la plaza Oriental. El viento levantó y desplazó la instalación de su ubicación, dañando su estructura. “La empresa responsable de la iluminación se ha puesto a trabajar desde las 06.00 horas para reponer la bola y mejorar sus anclajes. Tienen una empresa asociada en Segovia y han estado pendientes de todas las incidencias. De hecho, ellos querían iniciar los trabajos a las 01.00 horas, pero era desaconsejable trabajar en altura y utilizar las escalas. Lo mejor ha sido evitar riesgos y preparar todas las intervenciones a realizar por el día”, ha explicado este martes la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero.

Además de los elementos navideños también se vieron desplazados varios contenedores, que tuvieron que ser retirados de la calzada; así como farolas e incluso un nido de cigüeña que se precipitó en el jardín de Coronel Rexach. “Un nido así pesa más de una tonelada; afortunadamente no había nadie por allí porque era una situación muy peligrosa”, ha asegurado Luquero.

Pese a que la situación está controlada, la alcaldesa ha llamado a extremar las precauciones por la ciudad en los próximos días: “Pedimos prudencia porque estamos en fechas de cenas de Navidad y acontecimientos que hacen que la gente no esté en casa. Hay que evitar las zonas de arbolado; y quedarán valladas y encintadas las zonas en las que ha caído alguna teja. Esperamos que pase pronto este temporal sin incidencias graves”.