Hugo deja de ser el ‘Único’ cuando nace su hermana Elisa en el espectáculo programado para el martes. / E. A.

Con un pequeño príncipe egoísta y maleducado y un pato con un ala rota que no puede emigrar junto al resto de la familia, da inicio mañana lunes, 21 de diciembre, a partir de las 19,00 horas, la semana de Navidad en el Teatro Juan Bravo de la Diputación.

Después de que los niños de la familia tuviesen la oportunidad de embarcarse en las aventuras del pirata Barracuda el viernes, los más pequeños de la casa -y es preciso incidir en el término ‘pequeño’-, volverán a ser mañana los grandes protagonistas del auditorio. Y es que, ‘El princi-pato’, que así se llama la obra que visitará el Juan Bravo, está dirigida a niños de entre 3 y 7 años, una edad que, tanto desde Presidencia de la Diputación como desde la Dirección del Teatro, es considerada “idónea” para comenzar a acercar a los niños a las artes escénicas.

Panduro Producciones y Marmore Producciones ponen sobre las tablas esta pieza en la que dos personajes, un príncipe y un pato, descubren que no existe nada más divertido en el mundo como tener a alguien con quien compartir y jugar. El espectáculo, que se desarrolla con títeres, cuenta cómo un niño de apenas cinco años que ha sido educado con mano dura y crueldad muestra los mismos valores que le han enseñado; unos valores despóticos, que pronto encontrarán su contrapunto en una de sus vasallas, Candela, quien tiene su misma edad. Ella, con la ayuda inestimable de un pato que no puede volar junto a su bandada, le enseñará el significado de la paciencia, de la bondad y del respeto.

‘Único’

Sobre la generosidad y la importancia de saber compartir también trata ‘Único’, la pieza que tomará el testigo sobre las tablas del Juan Bravo el martes 22 a la misma hora. Con otro niño como protagonista y dirigida también al público de entre 3 y 7 años, esta pieza de Teatro Paríso escrita por Iñaki Rikarte sonará a muchos de esos padres que han visto cómo su hijo único se convertía en un príncipe destronado.

Hasta la llegada de su hermanita, que el propio Hugo desea antes de saber lo que eso implica, el protagonista de esta historia nada única era el centro de atención. Sus caprichos eran concedidos y sus juguetes eran sólo suyos. Al nacer Elisa, a Hugo le toca aprender que, pese a ello o precisamente por ello, sigue siendo único, pero no ‘el único’. La compañía propone, con este relato, una historia transversal para padres e hijos con la que toda la familia pueda aprender a comprender mejor por qué resulta tan difícil ceder el trono ante la llegada de un nuevo miembro.

Las entradas para estos dos espectáculos, como para el resto de la programación infantil del Teatro Juan Bravo, pueden adquirirse en taquilla y en la plataforma Tickentradas al precio único de 5 euros.