El Teatro Juan Bravo permanece vacío y cerrado desde primeros de marzo. /KAMARERO
Publicidad

Los espacios culturales de la Diputación Provincial se encuentran cerrados desde hace varios meses, como consecuencia de la pandemia del Covid-19. Su reapertura aún es una incógnita, porque tal y como reconoció el diputado provincial de Cultura, José María Bravo, “queremos ser muy cautelosos, porque las medidas aún no lo permiten”. En este sentido, afirmó que el Teatro Juan Bravo no abrirá sus puertas hasta que haya una mayor flexibilización de las medidas de seguridad establecidas por el coronavirus. El también portavoz del Grupo Popular incidió en que cuando el aforo del teatro pueda ser de entre el 50 y el 60%, entonces “estudiaremos su reapertura.

A preguntas de la oposición, sobre cómo se ha organizado durante esta crisis sanitaria el trabajo de la plantilla del ‘Juan Bravo’, José María Bravo explicó que “gran parte de los empleados se pusieron a disposición de la institución, y se decidió desplazarles a otros servicios, como los centros residenciales de la Diputación, para realizar diferentes labores”. “Se ha realizado una reorganización lógica y agradezco la disposición absoluta de los trabajadores”, señaló. El diputado explicó que se sigue trabajando  en el futuro del Teatro, y existe la posibilidad de que el tejido cultural de la provincia tenga la oportunidad de actuar en el ‘Juan Bravo’.

En cuanto al Museo Esteban Vicente, Bravo confirmó que está previsto que abra sus puertas el próximo 30 de junio, y se está negociando con Telefónica que la exposición que alberga en estos momentos se alargue hasta septiembre. Otro de los servicios culturales que ofrece la Diputación son los bibliobuses, parados en estos momentos por el Covid-19. Sobre su puesta en marcha, el portavoz popular comentó que se están siguiendo pasos similares a los de otras provincias. José María Bravo explicó que las autoridades sanitarias han establecido que los libros no se pueden desinfectar con productos corrosivos. “Nos proponen que los libros que se cojan, se almacenen después en cajas y pasen la cuarentena. No es operativo porque nos quedaríamos sin libros”. En este sentido, manifestó que “estamos pensando mucho en cómo hacerlo e iremos viéndolo según pasemos de fases”. Bravo informó de que los empleados de este servicio siguen trabajando, en la colocación de los fondos literarios de que dispone la Diputación, concluyendo que “es precipitado ahora sacar los bibliobuses a la provincia”.