Miriam Rubio Moral, secretaria provincial de SATSE en Segovia. / Nerea Llorente
Publicidad

La secretaria provincial del Sindicato de Enfermería SATSE en Segovia, Miriam Rubio Moral, admite que la reclamación de la jubilación anticipada voluntaria para el colectivo que representa “es una reivindicación histórica” pero esta organización ha decidido una nueva estrategia a raíz de la consecución de ese objetivo por policías locales y bomberos.

En este sentido, ayer presentó en Segovia una campaña indefinida con el objetivo de que el Gobierno del Estado apruebe una norma que permita aplicar a enfermeras y enfermeros un coeficiente reductor de la edad de jubilación en virtud de la Ley General de la Seguridad Social, que prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a pensión de jubilación pueda ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre y acusen elevados índices de morbilidad y mortalidad.

Para lograr ese objetivo SATSE mantendrá reuniones con responsables de todas las administraciones públicas, además de la difusión de la campaña con diferentes vías de comunicación.

Desde el sindicato informan de que el número de profesionales de enfermería trabajando en la provincia oscila entre 460 y 600, en función de las contrataciones a mayores por encima de las plantillas.

Estas cifras se corresponden con los 300-350 que se estima hay en atención especializada, 100-150 en atención primaria y de 60 a 100 en servicios sociales, tanto en el ámbito privado como en el de la Diputación.

Rejuvenecer la plantilla

Señala Rubio que, al igual que ocurre con otros profesionales sanitarios, hay un envejecimiento destacado en el colectivo de enfermería de Segovia y en un plazo de 5 a 10 años se van a producir en cualquier caso muchas jubilaciones, de ahí que SATSE sostenga que, el posibilitar la jubilación anticipada, conllevará la contratación de nuevos profesionales, rejuveneciendo de esta manera las plantillas en los centros sanitarios.

Añade que la naturaleza de su trabajo y la complejidad del mismo necesitan de una pericia y habilidades específicas, de un estado de permanente alerta y vigilancia, que se ven afectados con la evolución cronológica natural de las personas.

Por ese motivo, de forma paralela, el sindicato está reclamando, “lo viene haciendo continuamente”, apunta su secretaria provincial, la creación de bolsas de empleo y convocatorias de concursos y plantillas ajustadas a la carga de trabajo.

Además, la regulación de la jubilación anticipada voluntaria para la enfermería no supondrá, sostiene, una sobrecarga adicional al sistema público de pensiones ni tampoco a la Seguridad Social, ya que prevé una cotización incrementada que se abonará durante toda la vida laboral de cada enfermera o enfermero.

Hay que tener en cuenta también, el ahorro para la Administración por conceptos como trienios o antigüedad, o complementos profesionales que se verán reducidos con ese rejuvenecimiento de la plantilla.

Riesgos Intrínsecos

Rubio apunta que la enfermería se enfrenta en su trabajo diario a riesgos biológicos (posibles pinchazos y contacto con enfermedades contagiosas), químicos (medicamentos con toxicidad por una exposición continuada), físicos y mecánicos pero también psicosociales.

Sobre estos últimos, la responsable de SATSE en Segovia comenta que “la sociedad no percibe la dureza psicológica, el estrés o el agotamiento emocional que provoca el contacto permanente con el sufrimiento, el dolor, la enfermedad y, en ocasiones, la muerte”.