Publicidad

Cruz Roja Española ha elaborado una serie de consejos para protegerse del calor, prestando una especial atención a las personas mayores, especialmente si son mayores o dependientes, o sufren enfermedades crónicas. Y es que los efectos adversos de las olas de calor para la salud se pueden prevenir en gran medida a través de buenas prácticas de salud pública, a la que vez que se siguen los consejos de las autoridades sanitarias para protegerse del Covid-19.

De esta manera, con el fin de reducir los problemas derivados de las altas temperaturas, Cruz Roja Española recuerda una serie de pautas sencillas en el día a día para poder disfrutar del calor y del verano con más seguridad:

La primera de estas pautas pasa por mantenerse alejado del calor, evitando salir y realizar actividades extenuantes durante el momento más caluroso del día, y aprovechando los horarios especiales de compra para grupos vulnerables siempre que estén disponibles. Hay que intentar mantenerse a la sombra, no dejar nunca a niños o animales en vehículos estacionados y, si es necesario y posible, pasar entre dos y tres horas del día en un lugar fresco mientras se respeta la distancia física de, al menos, un metro, usando ropa ligera y de color claro, protegiéndose del sol con un sombrero y protector solar, y utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire.

MANTENER FRESCO EL HOGAR

La segunda de estas premisas tiene que ver con el hogar, que hay que mantener fresco en la medida de lo posible, usando el aire nocturno para enfriarlo, reduciendo la carga de calor dentro de casa durante el día usando persianas y apagando la mayor cantidad posible de dispositivos eléctricos.
Mantener el cuerpo fresco e hidratado es otra de las pautas. Para ello, Cruz Roja recomienda usar ropa ligera y larga, tomar duchas o baños fríos y beber agua regularmente, evitando las bebidas azucaradas, alcohólicas o con cafeína. Además, en el tema de la alimentación, la recomendación pasar por hacer comidas ligeras (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos) que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.

Conviene planificar visitas a familiares, amigos y vecinos que pasan gran parte de su tiempo a solas. Las personas vulnerables pueden necesitar ayuda en los días calurosos. Además, las personas con problemas de salud tienen la posibilidad de consultar con su médico acerca de las medidas suplementarias que deben adoptar si padece alguna enfermedad de riesgo, con la necesidad de que sigan tomando sus medicamentos, y renunciando a la automedicación.