El delegado territorial y la responsable del Servicio de Fomento, inspeccionando los vehículos.
Publicidad

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha adquirido nuevos vehículos para su incorporación a la flota de los servicios territoriales de Fomento en cada provincia, con el objetivo de mejorar las condiciones de los vehículos que se utilizan a diario para el desarrollo de las funciones de conservación de carreteras. En el marco de esta actuación, seis vehículos han llegado a Segovia.

Se trata de seis ‘todocamino pequeño 4×4 diésel’, con motores fabricados en la factoría Renault de Valladolid. Su adquisición atiende a la necesidad de renovación por antigüedad y deterioro, así como a la de racionalización de la flota. La elección de este modelo responde fundamentalmente a un criterio funcional, ya que se destinan a la realización de labores propias de la explotación de carreteras –tales como las de vigilancia, toma de datos para autorizaciones de obras contiguas a las carreteras, información de vialidad en general o de vialidad invernal–, que pueden tener que desarrollarse en zonas con una orografía difícil o con trazados complejos por discurrir por puertos de montaña o por zonas de acceso complicado.  Además se ha buscado la seguridad y comodidad de los usuarios con soluciones de movilidad más eficientes y ecológicas a través de la incorporación de este modelo que tiene menores consumos medios y menores emisiones. Los nuevos vehículos cuentan con los signos identificativos propios de la Junta de Castilla y León y presentan una rotulación y carteles de fondo amarillo con el texto: ‘Conservación Carreteras’, lo que permite mejorar su identificación institucional.

El delegado territorial, José Mazarías, y la jefa del Servicio Territorial de Fomento, Natalia Florez, conocieron la nueva dotación en el polígono El Cerro, y destacaron que esta adquisición contribuye a mejorar los medios materiales con que cuenta la Administración regional para la conservación de las vías de su titularidad. Mazarías aprovechó para subrayar la labor realizada por los vigilantes de conservación, “que con su trabajo diario, recorriendo miles de kilómetros proporcionan seguridad y son pieza clave del adecuado mantenimiento de las carreteras autonómicas”.