Los agentes sorprendieron a una persona con una furgoneta que estaba realizando la compra-venta de setas a varios recolectores. /E.A.
Publicidad

Agentes del SEPRONA de la Guardia Civil decomisaron 365 kilos de setas entre octubre y diciembre del año pasado durante una campaña de control sobre su recolección y comercialización en la provincia de Segovia, según ha informado este lunes la Subdelegación del Gobierno en un comunicado.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil llevó a cabo un programa de control en los Montes de Segovia y en los de Valsaín, pertenecientes a la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Sierra de Guadarrama.

Los agentes localizaron en esta zona un local donde un particular compraba setas a los recolectores sin tener los permisos y registros sanitarios pertinentes. También sorprendieron a otra persona con una furgoneta que estaba realizando la compra-venta de setas a varios recolectores, careciendo de autorización municipal, registro sanitario, así como incumpliendo la normativa que ampara la trazabilidad del producto, habiendo adquirido un total 120 kilos de setas.

Durante el operativo micológico, la Guardia Civil interpuso un total de 24 denuncias administrativas, la mayoría por recolección sin permiso, en recipientes no adecuados o superando las cantidades permitidas, además de por falta de autorización para la compra-venta y el incumplimiento de las condiciones sanitarias para ello.

Como resultado, se decomisaron 365 kilos de ‘boletus edulis’ y níscalos, que han sido puestos a disposición de las autoridades competentes. Además, la Guardia Civil realizó una labor divulgativa de información sobre los requisitos necesarios para la recolección, y así evitar malas prácticas e impedir daños al monte