El novillero de Cantalejo Saúl Sanz, toreando en la plaza de toros de Turégano. / A.M.
El novillero de Cantalejo Saúl Sanz, toreando en la plaza de Turégano. / A.M.

Terminada la temporada taurina, el sector en la provincia sentó los cimientos de cara a su recuperación tras dos años de estragos económicos, que ahora ve cómo las consecuencias de la inflación continúan sacudiendo al apartado de gastos, mayormente por el incremento del pienso y los precios del transporte, y reducen la banda de los beneficios. Momento de hacer balance y echar cuentas.

El resumen numérico de la campaña segoviana deja hasta 68 espectáculos taurinos; lo que supone casi el doble, un 189% más, con respecto el año pasado, cuando se organizaron un total de 36 -32 menos-. La distribución de los festejos dados en 2022 es la siguiente: diez corridas de toros, diez novilladas con caballos, siete festejos de rejones, doce sin caballos, un festival, ocho clases prácticas y 20 concursos de recortes, a lo que hay que sumar una docena de becerradas populares.

El único apartado que bajó en número en relación al 2021 fue el de corridas, con tres menos. De las diez que se celebraron por el territorio segoviano, la plaza de Cuéllar fue la que más acogió, con un total de cuatro -una de ellas de carácter mixto-. Dos albergaron Cantalejo, una de ellas para abrir la temporada en la provincia (17 de abril), y Riaza, que dentro de la autogestión que ejerce el Ayuntamiento de la villa en los últimos años, contó con una más de la que habitualmente tiene su amplia feria. Segovia capital y El Espinar completan la decena de este tipo de festejo, el de mayor entidad dentro de la clasificación de espectáculos taurinos. En comparación con el año pasado, se dieron dos menos en el coso espinariego y una menos en Segovia y en Cuéllar; además de los que llegaron a acoger las localidades de Mozoncillo y Nava de la Asunción, que en esta ocasión cambiaron la tipología del festejo. Por contra, Cantalejo tuvo una más.


Natural del diestro sevillano Daniel Luque, al tercer toro de José Luis Pereda. / A.M.
Natural del diestro sevillano Daniel Luque, al tercer toro de José Luis Pereda en Segovia. / A.M.

Luque, también en Segovia

El sevillano, una de los triunfadores de la temporada europea, deja también su sello en el coso de la capital y en El Espinar

El torero que mayor repercusión tuvo de los 24 que realizaron algún paseíllo en ruedos segovianos fue Daniel Luque, uno de los nombres de la temporada, que en sus dos actuaciones, en Segovia y en El Espinar, tuvo un balance de seis orejas, cuatro y dos respectivamente. Mismo número de corridas sumaron Javier Cortés, con tres trofeos -dos en el coso espinariego y una en el riazano-; Damián Castaño, con un apéndice en Cuéllar y otro en Riaza; y José Ruiz Muñoz, con dos en Cantalejo. De los diestros que más impronta dejaron en la provincia fueron el salmantino Manuel Diosleguarde, que cortó tres orejas en una entregada tarde en Cuéllar donde sufrió una grave cornada de 25 centímetros que le rompió la arteria femoral; o Fernando Adrián, con los toros de Valdellán, encaste Santa Coloma, en Riaza donde paseó tres ore jas. Destacaron también las actuaciones de Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Javier Herrero y Alberto López Simón en Cuéllar o las de Lama de Góngora en Cantalejo y Ángel Téllez en Segovia.

Natural del diestro cuellarano Javier Herrero. / A.M.
Natural del diestro cuellarano Javier Herrero. / A.M.

En cuanto las ganaderías, se lidiaron un total de doce hierros de siete encastes diferentes: Alcurrucén y José Luis Pereda (Núñez), El Tajo y La Reina, El Pilar, Ribera de Campocerrado, Marqués de Quintanar y Simón Caminero -un toro remendó la corrida de octubre de Cuéllar- (Domecq), Cebada Gago (considerado hoy encaste propio), Valdellán (Santa Coloma), Condessa de Sobral (Torrestrella), Partido de Resina (Pablo Romero) y Barcial (Vega-Villar). La corrida más completa fue la de Valdellán en Riaza, por presentación y juego, con un balance de cuatro orejas cortadas y un toro, ‘Hechicero’, de vuelta al ruedo, tras una importante faena de Fernando Adrián. También merece especial mención el envío lidiadio en Cuéllar por Alcurrucén, con ocho trofeos y el reconocimiento de la vuelta al ruedo a ‘Canastero’, lidiado por Ferrera y al que se le pidió incluso el indulto. Otro ejemplar que impulsó el empleo del pañuelo azul desde la presidencia del palco cuellarano fue ‘Caminante’, de la divisa de Cebada Gago.


El rejoneador Diego Ventura, durante su actuación en el mes de septiembre en Nava de la Asunción. / A.M.
El rejoneador Diego Ventura, durante su actuación en el mes de septiembre en Nava de la Asunción. / A.M.

...y Ventura

La máxima figura actual del rejoneo marca diferencias en su paso por Nava de la Asunción, en una campaña en la que también destacan en la provincia Andy Cartagena, Sergio Galán, Guillermo Hermoso de Mendoza o Lea Vicens

Dentro del eslabón de rejones, la provincia albergó siete espectáculos, tres más que en 2021, a los que hay que sumar tres mixtos; estabilizando así este tipo de festejos en la provincia tras los dos años en los que la pandemia redujo su cifra. En esta ocasión, fueron los municipios de Cantalejo, Cantimpalos, Carbonero el Mayor, Riaza, Cabezuela, Nava de la Asunción y Cuéllar, que contó con un festejo íntegro de rejones más otra corrida mixta celebrada ya en el mes de octubre, y La Granja de San Ildefonso y Prádena, dentro del formato de novillada mixta. En comparación con el año pasado, El Espinar en esta ocasión prescindió de este tipo de espectáculos y Cantalejo dio uno menos (en 2021 acogió uno a ‘mayores’ en mayo). Sin embargo, en este apartado se sumaron Cantimpalos, Carbonero, Riaza, Nava y Cuéllar al poder celebrar sin ningún tipo de restricciones sus fietas patronales.

Los rejoneadores que mejor balance tuvieron en su paso por Segovia fueron los experimentados Andy Cartagena y Sergio Galán, con un total de cinco orejas cada uno en sus dos actuaciones. Mismo número de paseíllos que Duarte Fernandes, con un global de tres orejas y un rabo, y Adrián Venegas, Sebastián Fernández y el portugués David Gomes, con tres cada uno. Destacaron por su puesta en escena y valor las faenas de Diego Ventura en Nava y de Guillermo Hermoso de Mendoza en Cuéllar, ambos con un resultado de dos trofeos, y la firmeza de la amazona francesa Lea Vicens en Cantimpalos, con cuatro apéndices y un rabo. En total fueron 17 los rejoneadores que pisaron alguno de los cosos segovianos, una lista que completaron Ana Rita, João Moura Caetano, Andrés Romero, Juan Manuel Munera, Sergio Pérez, Leonardo Hernández, Miguel Moura y Mario Pérez Langa.

Diez ganaderías fueron las que lidiaron astados a caballo en la provincia, principalmente de encaste Murube, entre las que sobresalió la de La Castilleja en Cantimpalos, que tuvo un balance de diez orejas y un rabo. También, tuvo un importante rédito el juego de los astados de la divisa segoviana de Marqués de Quintanar en Carbonero, con hasta siete orejas; mismo resultado que la de El Canario en Cantalejo. Otros hierros que posibilitaron buenas tardes fueron los de José Luis Osborne en Nava (seis), Ricardo Fernández Fontán en Cabezuela (tres y un rabo) y Cebada Gago en La Granja (dos de un ejemplar). Luis Albarrán, Hermanos Sánchez Herrero, Lora Sangrán y Valle Blanco.


SUPLEMENTO | Balance de la temporada taurina en la provincia de Segovia


Verónica del sepulvedano Eusebio Fernández a un novillo de Barcial, en Riaza. / A.M.
Verónica del sepulvedano Eusebio Fernández a un novillo de Barcial, en Riaza. / A.M.

Eusebio Fernández, puntal en la provincia

El sepulvedano es el novillero que más ha toreado en Segovia, con un total de cinco actuaciones y un balance de ocho orejas y tres Puertas Grandes

Respecto a las novilladas con picadores, la provincia acogió diez, dos de ellas combinadas con la actuación de un rejonador. De esta manera, celebraron este tipo de espectáculo Valsaín, en dos ocasiones -una de ellas para albergar un festejo del Circuito de Castilla y León-, Santa María la Real de Nieva, Prádena -de carácter mixto-, Cantalejo -también mixto, pero con la inclusión del novillero local sin caballos, Saúl Sanz-, Sepúlveda, La Granja, con los dos de la Feria del Judión de Oro -uno de ellos con un rejoneador-, Carbonero el Mayor y Riaza.

Pase de pecho del novillero brasileño afincado en Cantalejo, Ígor Pereira. / A.M.
Pase de pecho del novillero brasileño afincado en Cantalejo, Igor Pereira. / A.M.

En total fueron 19 los novilleros que pasaron por los ruedos segovianos; siendo el sepulvedano Eusebio Fernández el que más paseíllos trenzó en la provincia, siendo puntal de la temporada segoviana con cinco y un resultado de ocho orejas y tres Puertas Grandes. Fernández actuó en Prádena (dos), Cantalejo (una), La Granja, (dos), Sepúlveda (tres) y Riaza. Buen balance también del brasileño vecino de Cantalejo Igor Pereira, con tres trofeos en su única novillada en la provincia, que fue ante sus paisanos. Un festejo sumó en la provincia el segoviano Pablo Atienza, con los utreros de Barcial en Riaza.

Pablo Atienza, con un novillo de Barcial, en Riaza. / A.M.
Pablo Atienza, con un novillo de Barcial en Riaza. / A.M.

Por otro lado, destacaron las buenas maneras del vallisoletano Daniel Medina, triunfador del certamen granjeño con dos apéndices y el concepto de Álvaro Alarcón en Valsaín, pese a irse de vación; además del paso de Diego García por Carbonero donde paseó dos orejas. Una cortaron en su única comparecencia en Segovia Jordi Pérez ‘El Niño de las Monjas’, Pablo Jaramillo, Jesús de la Calzada, Christian Parejo, Daniel Pérez y Manuel Ponce. El resto de novilleros que lidiaron en la provincia fueron Diego Vázquez, Pablo Páez, Cristóbal Ramos ‘Parrita’, José Rojo, Yon Lamothe, Ángel Bustos y Valentín Hoyos.

En cuanto a los novillos, fueron de diez ganaderías diferentes: El Tajo y La Reina, que fue la única que lidió dos, Jiménez Pasquau, Pablo Mayoral, Baltasar Ibán, Cebada Gago, Toros de Castilla, Barcial, Valle Blanco, Los Requiles y Raso de Portillo. Sobresalió el envío de Ibán en San Ildefonso, con dos utreros de vuelta al ruedo, ‘Costurito I’ y ‘Costurito II’. Mismo reconocimiento se llevaron un novillo de Cebada Gago en la misma plaza, ‘Cantinero’, uno de Toros de Castilla en Cantalejo y otro de Pasquau en Sepúlveda.



el espinariego Curro Muñoz, en la clase práctica celebrada en Ayllón. / A.M.
El espinariego Curro Muñoz, en la clase práctica celebrada en Ayllón. / A.M.

Festivales, recortes, novilladas sin caballos y clases prácticas

Más de 40 municipios segovianos dieron algún tipo de festejo taurino

Hay que sumar además las doce novilladas sin picadores celebradas, los 20 concursos de recortes, un festival y seis clases prácticas; lo que hacen un total de 68 festejos en 32 plazas de la provincia. Asimismo, hay varios municipios que acogieron encierros -sin festejo vespetino-, sueltas de reses o becerradas como Coca, Sangarcía, Sanchonuño, Bercial, Muñopedro, Santiuste de San Juan Bautista, Zarzuela del Pinar, Samboal, Villaverde de Íscar y Navas de San Antonio; superando así los 40 pueblos que dieron algún tipo de espectáculo taurino.

El cortador local Borja Blanco. / A.M.
El cortador riazano Borja Blanco. / A.M.

Las localidades que dieron novilladas sin caballos fueron San Rafael, Ortigosa el Monte, Mozoncillo, Aguilafuente (dos), Sepúlveda (dos), Turégano (dos), Pedraza y Cabezuela; mientras que la única que contó con un festival -con picadores- fue Navalmanzano. Este municipio también tuvo cortes, en formato de competición, una elección que también hicieron Martín Muñoz de las Posadas, Navas de Oro, Prádena, Cantalejo (en dos ocasiones), Santa María la Real de Nieva, el barrio de San Lorenzo de la capital, Mozoncillo, Hontalbilla, La Granja, Cantimpalos, Bernardos, Cuéllar, Vallelado, Carbonero, Riaza, Cabezuela, Nava de la Asunción y Ayllón.

En cuanto a las clases prácticas se desarrollaron en Otero de Herreros, Yanguas de Eresma, Fuentepelayo, Cantimpalos, Santa María, Riaza y Ayllón. En el conjunto global, añadiendo estos tipos de festejos, las plazas que más espectáculos ofrecieron fueron Cuéllar, Cantalejo y Riaza, con seis cada una. La primera fue la que más corridas de toros llegó a dar; mientras que la riazana a ese número llegó a contabilizar una becerrada de peñas más.


SUPLEMENTO | Balance de la temporada taurina en la provincia de Segovia