Las terrazas tendrán a partir de hoy menos horas de apertura. /KAMARERO

La Confederación Regional de Hostelería y Turismo de Castilla y León ha vuelto a poner de manifiesto su “total rechazo” a la actuación del Gobierno autonómico con el sector, y dice no al toque de queda impuesto desde hoy por la Junta de Castilla y León. Los hosteleros reiteran su rechazo a las medidas valoradas el viernes por el Consejo Interterritorial de Salud y que afectan al sector, como la restricción del horario de apertura de la hostelería.

En una nota de prensa, denuncian que este acuerdo vuelve a situar el foco en el sector hostelero, “cuando los propios datos del gobierno demuestran que el índice de contagios en bares y restaurantes supone menos del 3,5% de los positivos por Covid-19”.

Las medidas restrictivas, “carentes de propuestas de solución”, “siguen manteniendo la actitud de culpabilizar al sector que más pérdidas e incertidumbre está experimentando en esta pandemia, con un millón de puestos de trabajo en juego”.

Consideran que es inexplicable que la Administración regional decida evitar contactos en entornos “seguros” y los permita en otros “que sus propios datos demuestran que suponen un riesgo mayor”.

Las cifras que analizó la plataforma Juntos con la Hostelería (plataforma formada por FIAB, AECOC y Hostelería de España), del informe elaborado por el Ministerio de Sanidad, “muestran que los contagios en reuniones familiares y de amigos en domicilios supera el 11,4%, porque se desarrollan sin protocolos establecidos ni vigilancia, y representan el espacio con mayor riesgo”. En cambio, añaden, “las restricciones se imponen a la hostelería, donde el propio informe reconoce que son lugares seguros, con menos de un caso por cada 100 establecimientos, con protocolos de higiene y seguridad muy estrictos”.