detenido cobre guardia civil
Cobre interceptado por la Guardia Civil de Segovia. / GUARDIA CIVIL

El negocio del tráfico de cobre continúa siendo una de las vías en la venta de chatarrería. Un hombre, tras sustraer de manera reitera cable de cobre de una subestación eléctrica de Segovia, se estima el hurto en más de 200 kilos entre los meses de noviembre de 2020 y febrero de 2012, fue detenido por la Guardia Civil como presunto autor de un delito de robo con fuerza.

Los agentes iniciaron la investigación tras tener conocimiento en noviembre de 2020 de la venta en una chatarrería de la localidad de Segovia de un tramo de cable de cobre que por su sección es utilizado para alto voltaje, y ante la sospecha de que pudiera proceder de algún ilícito penal, y que en alguna infraestructura crítica se pudiera haber creado un peligro inminente por la sustracción del cable.

Después de numerosas gestiones, se pudieron detectar en meses sucesivos más ventas realizadas por la misma persona de diferentes tramos de la misma sección de cable de cobre. A continuación se realizó un seguimiento de las actividades que realizaba esta persona, y se consiguió localizar el origen del cable de cobre, que procedía de una subestación eléctrica activa y ubicada en la ciudad de Segovia.

La persona en cuestión fue detenida el pasado día 21 de abril. Como resultado de esta investigación se han conseguido recuperar un total de 206 kilos de cobre. El detenido, junto a las diligencias policiales instruidas, fue puesto a disposición de la autoridad judicial.