La Peña taurina 'El Espontáneo' entrega un óleo de Lope Tablada a Paco Cañamero, a la derecha.
La Peña taurina 'El Espontáneo' entrega un óleo de Lope Tablada a Paco Cañamero, a la derecha.

La Peña taurina ‘El Espontáneo’ de Segovia volvió a organizar su ciclo de conferencias taurinas, para alcanzar la cifra de 36 ediciones. Tras dos años en los que no pudo celebrar su programa cultural, por las consecuencias lógicas de la pandemia, el salón de actos de la Residencia juvenil ‘Emperador Teodosio’ volvió a ser punto de encuentro de aficionados desde el miércoles para abrir el serial con el banderillero toledano Rafael González, uno de los subalteros más respetados del ‘escalafón de plata’.

El ciclo continuó el jueves con la presencia del escritor y crítico taurino Paco Cañamero, que regresó a las conferencias de El Espontáneo para presentar su último libro ‘Capea y Robles, 50 años de competencia y torería’ y recordar a estas dos figuras formadas en el campo charro, cuando se cumple medio siglo de la alternativa de ambos (1972). Tanto Pedro Gutiérrez ‘El Niño de la Capea’ (Salamanca, 1952) como Julio Robles (Fontiveros, Ávila, 1951) fueron dos toreros con predicamento en la provincia, lo que hizo que esta ponencia y coloquio tuviera especial calado entre los asistentes. Al término del encuentro los miembros del colectivo taurino de Segovia hicieron entrega a Cañamero de un óleo del pintor Lope Tablada.

El programa se cierra este viernes a partir de las 20.30 horas con la comparecencia de los hermanos Daniel y Luis González, también torero, del hierro abulense de Los Lastrones (procedencia Juan Pedro Domecq y Jandilla, vía El Montecillo). Esta divisa se encuentra cerca de Cebreros y sufrió los daños del incendio que asoló esta zona durante el verano. En cuando al bagaje de la ganadería, está lidiando novillos con un buen rendimiento. El ciclo cuenta con la moderación y presentación de Julián Agulla.