Los autobuses circulan semivacíos en las últimas fechas. / Kamarero
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia asume que la pandemia del coronavirus y sus efectos sobre la economía local le obligarán a priorizar las inversiones y a poner casi por delante de cualquier otra cuestión las nuevas necesidades que surjan en la ciudadanía como consecuencia de la enfermedad y de la parálisis económica. Sin ir más lejos, la concejala de Transportes y Movilidad, Claudia de Santos, expresaba este miércoles sus dudas respecto a la posibilidad de que finalmente pueda ejecutarse la ampliación del contrato del servicio de autobuses urbanos prevista para esta primavera y que incluía numerosos cambios en las líneas 11 y 12.

“En relación con los transportes y con el reajuste que habíamos planteado, está todo en el aire. No hay ninguna decisión tomada, pero en este momento hay que ser muy cauteloso con el dinero y con los recursos. En principio, la partida está ahí para lo que estaba pensado, pero tendremos que ir viendo cómo evolucionan las cosas, porque a lo mejor las circunstancias sociales no aconsejan que tomemos esa decisión. Es solo una posibilidad, porque tanto la dotación económica como el proyecto de ampliación como tal están hechos, pero habrá que ir viéndolo”, ha explicado la concejala.

De Santos ha informado, además, de la marcha del servicio de Urbanos durante el estado de alarma y de cómo, a medida que han ido pasando las semanas, el transporte público ha pasado de una media diaria de 12.000 viajes registrados –a principios de marzo–, a una de 400 –a finales de marzo y principios de abril–, a una media actual cercana a los 1.000 viajes. Trayectos gratuitos, en su mayoría, por los que el Ayuntamiento ha dejado de ingresar 13.526 euros entre el 30 de marzo y el 15 de mayo.

Preguntada por la posible vuelta a la normalidad –en trayectos y frecuencias– de un servicio que ahora funciona al 40%, la edil ha asegurado que “habría que hacer números y ver posibilidades”. “Hay que tener en cuenta que ahora muchos autobuses circulan prácticamente vacíos y eso tiene un coste medioambiental y económico; lo que no queremos bajo ningún concepto es recuperar el servicio en su totalidad o en un alto porcentaje y que eso signifique tener autobuses vacíos dando vueltas por la ciudad”, ha dicho.