AECC rastrillo solidario 8
El Rastrillo de la AECC se traslada del Torreón, en la imagen de 2019, al centro Almuzara. / NEREA LLORENTE

La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Segovia celebrará su tradicional Rastrillo Navideño del día 4 al 8 de diciembre en el centro Almuzara con el fin de implicar a los segovianos en su labor y recaudar fondos destinados a la investigación sanitaria y a las ayudas a los pacientes oncológicos y sus familiares.

El anuncio de la nueva edición de este mercadillo, que goza de una gran aceptación por parte del público, va unido a la novedad de su ubicación. Las últimas ediciones se habían celebrado en las salas de Caballerizas del Torreón de Lozoya pero este año pasa a los locales y galerías del centro Almuzara, situado en la calle Juan Bravo, número 6, para procurar un tránsito más ágil y fluido de visitantes, evitar aglomeraciones y facilitar mayor ventilación.

Las instalaciones del centro comercial Almuzara tienen salida y entrada tanto por la conocida como Calle Real, (Calle Juan Bravo) como por el Paseo del Salón, y están distribuidas en varias plantas comunicadas con ascensores y escaleras. “El Torreón es un sitio precioso, que nos encanta, pero necesitábamos tomar algunas medidas, como la ventilación, propias de la situación de pandemia del Covid”, comenta la presidenta de la junta provincial de la AECC, Ana Isabel Sanjosé Rodríguez que se muestra ilusionada por el próximo reencuentro de los fieles seguidores del Rastrillo. Hay que recordar que en la última edición, desarrollada en diciembre de 2019, acudieron más de 4.000 visitantes.

Este año, el hecho de estar en plena Calle Real también anuncia una buena afluencia de visitantes. En la planta que comunica con esta transitada vía peatonal se instalarán puestos con artículos navideños, así como los de artesanía y regalos variados, junto a los a los que dan presencia a los pueblos de la provincia con mostradores repletos de bollería, embutidos y alimentos propios de cada uno.

En la siguiente planta estará de la popular tómbola que pone en juego cientos de regalos donados por los comerciantes segovianos. En el mismo nivel se ubicará el bar donde este año no se servirán menús, pero sí desayunos, pinchos y raciones acompañados de refrescos, cafés y otras bebidas. La planta baja estará dedicada a los niños. Cerca de la salida al Paseo del Salón se colocarán los puestos de juguetes y se llevarán a cabo sesiones de cuentacuentos.

Todo esto corresponde a la planificación inicial con la que está trabajando la delegación de la AECC apoyada por un amplio grupo de voluntarios que estos días trabaja de forma incansable. No olvidan que su objetivo es conseguir conquistar la colaboración ciudadana para recaudar fondos que impulsen estudios científicos que mejoren los tratamientos frente al cáncer, su prevención e incluso acerquen cada vez más su cura. La recaudación también se destina a los servicios y ayudas que la AECC presta a los  enfermos de cáncer y a sus familias.