Dia Pueblo Gitano Alameda KAM7909
La ‘ceremonia del río’ sirvió de homenaje a las personas mayores del pueblo gitano. / KAMARERO

La ‘Ceremonia del Río’ con la que la tradición gitana evoca a sus seres queridos y expresa sus mejores deseos para el futuro reunió en la Alameda del Parral a una simbólica representación de esta comunidad en Segovia para conmemorar el Día del Pueblo Gitano, que este año ha querido dedicar esta conmemoración a las personas mayores como figuras de referencia y de respeto a los valores que distinguen al colectivo.

La pandemia del coronavirus ha obligado a reducir sensiblemente la participación en esta ceremonia, que el pasado año no pudo celebrarse por el confinamiento, pero su objetivo es “mantener la esencia” de una celebración que sirve para hacer patente “el orgullo, el respeto y el reconocimiento” a los derechos del pueblo gitano, según explicó el coordinador en Segovia de la Fundación Secretariado Gitano, Luis Martínez Cuadrado.

Al igual que en el resto de la sociedad, los mayores han sido especialmente golpeados por la crisis sanitaria en la comunidad gitana, por lo que este año se ha querido ofrecer un homenaje a aquellos que “representan una referencia de respeto en la cultura gitana”. Así, en el manifiesto de la jornada, la fundación señala que “nuestros tíos y Tías” son una figura de referencia más que de autoridad, una figura de conciliación y no de conflicto que aporta experiencia y sabiduría, y a quienes debemos todo nuestro reconocimiento”.

La jornada sirve también para hacer un repaso sobre la actividad de la comunidad gitana en Segovia, marcada por la crisis sanitaria y que les ha obligado a reinventarse para adaptarse a la nueva situación. Así, en el ámbito laboral, Martínez Cuadrado señaló que las restricciones y el cierre de los mercados ambulantes les ha llevado a apostar por otros sectores como el de la distribución y el reparto, aunque reconoció que la educación sigue siendo un lastre a la hora de acceder al empleo por ser los trabajos menos cualificados los que más han sufrido los reveses de la pandemia.

Sobre este aspecto, indicó el esfuerzo realizado por la normalización académica y escolar, donde en infantil y primaria se ha conseguido la plena integración, y señaló que la ausencia de referentes en la juventud aumenta el abandono escolar en la enseñanza secundaria y el acceso a la formación profesional y universitaria.

Hay un avance generalizado en la integración y una apuesta cada vez más creciente por las nuevas generaciones para que se formen y no necesiten la ayuda de la sociedad”, asegura el coordinador.