La número 2 del PSOE a las Cortes por Segovia, Alicia Palomo. / El Adelantado
Publicidad

La número 2 del PSOE a las Cortes por Segovia, Alicia Palomo, ha presentado las políticas de igualdad, y en particular de género, que vertebran el proyecto socialista para los próximos cuatro años en la Comunidad. La formación impulsará una nueva Ley de medidas de apoyo a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, para que las mujeres puedan desarrollar plenamente su carrera laboral y, a la vez, tener una familia, sin tener que decantarse por una opción u otra; además de una nueva Ley para la eliminación de la brecha laboral y salarial de género en Castilla y León.

En lo relativo a la violencia de género, adoptarán “las medidas necesarias para la inmediata regulación de la atención integral de las víctimas, con un incremento de recursos en esta materia de hasta el 45% para recuperar los recortes de los últimos años”; y desarrollarán “una formación de calidad, en materia de igualdad y de violencia de género de todos los profesionales que intervienen en la atención a las mujeres víctimas de violencia machista y de las personas a su cargo”.

Ahondando en este problema social, el programa de Gobierno de Luis Tudanca incluye diversas medidas como garantizar la aplicación eficaz y efectiva del modelo de atención integral a las víctimas de violencia de género ‘Objetivo Violencia Cero’, a través de una suficiente dotación de medios y recursos y de un seguimiento adecuado de las actuaciones; implantar una red de centros de día para atención a mujeres víctimas de violencia de género con financiación preferente y gestionado por las entidades locales; y aumentar los puntos de encuentro familiar de gestión pública a todos los municipios con más de 10.000 habitantes, incrementando de este modo la insuficiente red actual ya que solo existen en las capitales de provincia y queda sin servicio el mundo rural.

En cuanto a los abusos sexuales y las agresiones, el PSOE prevé modificar y modernizar el protocolo de Castilla y León para estas situaciones. Asimismo, pondrá en marcha mecanismos y normativa específica para luchar contra el acoso sexual y la violencia de género que se produzcan en el ámbito del trabajo; y vigilará que los mensajes publicitarios no sean sexistas, induzcan a la violencia o carezcan de criterios igualitarios, que denigren, discriminen o menosprecien a la mujer.

Además, la formación pretende establecer un compromiso con los medios de comunicación de ámbito autonómico para eliminar todo tipo de anuncio que atente contra la dignidad e integridad de las personas, fundamentalmente contra mujeres y niñas, como la prostitución, la esclavitud sexual o la trata de personas.