Edificio CIDE, diseñado desde 2008, aunque con varias modificaciones, por Sancho-Madridejos. / Nerea Llorente
Edificio CIDE, diseñado desde 2008, aunque con varias modificaciones, por Sancho-Madridejos. / Nerea Llorente

El gobierno municipal ha declarado válida la adjudicación a la oficina de arquitectura Sancho-Madridejos de los servicios de redacción, asesoría técnica y dirección de obra del proyecto de terminación y legalización del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE). A partir de ahora, el contrato, tramitado por procedimiento negociado sin publicidad y cuyo importe asciende a 42.229 euros (IVA incluido), debe formalizarse en el plazo de tres días y el plazo de ejecución, en lo que a la redacción del proyecto se refiere, es de tres semanas, según ha informado el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Jesús García Zamora.

La alcaldesa, Clara Luquero, ya avanzó hace dos semanas que el gobierno municipal iba a invitar a esta oficina de arquitectura a realizar los servicios necesarios, y señaló, al igual que hizo este jueves García Zamora, que será la nueva dirección facultativa emanada de este contrato la que decida sobre las obras a realizar, aunque ambos han reconocido que el Ayuntamiento dispone de un inventario previo “sobre lo que puede faltar” tras la resolución del contrato con la empresa Rogasa, la última adjudicataria del CIDE, y teniendo en cuenta que no se produjo la recepción de las obras porque la dirección facultativa, Sancho-Madridejos, determinó que no habían concluido y, por ejemplo, no está resuelta la seguridad en alguno de los accesos ante una eventual evacuación por una emergencia.

Como se recordará, la oficina de los arquitectos Juan Carlos Sancho y Sol Madridejos lleva ligada al proyecto del CIDE desde 2008, cuando el Ayuntamiento, a través de un concurso de ideas, la adjudicó el desarrollo de tres de las piezas del Master Plan presentado ese año el prestigioso estudio del arquitecto David Chipperfield en el contexto del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT). En 2008 se encarga el estudio previo del CIDE y en 2009 el proyecto básico, que esta oficina entrega en enero de 2010, a la que sigue la del proyecto de ejecución en mayo de ese mismo año.

Las obras se adjudicaron a la empresa segoviana Volconsa, que las inició en mayo de 2011 pero en junio de 2013 un Juzgado de lo Mercantil de Valladolid abrió fase de liquidación porque esta constructora había entrado en concurso de acreedores.

Esa situación llevó a rescindir el contrato en agosto y el Ayuntamiento encargó a Sancho-Madridejos la redacción de un proyecto de urgencia para la reanudación parcial de las obras, que fueron adjudicadas en noviembre de 2013 a OHL-Segesa, aunque después se decidió paralizar el proceso y no volvió a retomarse hasta un año después, finalizándose los trabajos en mayo de 2016.

En abril de ese año se adjudicó, de nuevo a Sancho-Madridejos, otro proyecto para adaptar el edificio como centro de danza y en noviembre de 2017 se encargó al mismo estudio una nueva modificación para adecuarlo a oficinas, señalando que “deben ser lo más diáfanas posibles”.

Esas obras, entonces se pensaba que de finalización del CIDE, se adjudicaron a Rogasa en 2018, con esta oficina de nuevo al cargo de la dirección facultativa de los trabajos.