Presentación del inicio de los trabajos de las siete nuevas cuadrillas forestales. / EL ADELANTADO
Presentación del inicio de los trabajos de las siete nuevas cuadrillas forestales. / EL ADELANTADO

Un total de 30 trabajadores, distribuidos en siete cuadrillas, se han incorporado esta semana al programa forestal 2023 promovido por la Diputación de Segovia, con el objetivo de desarrollar labores de conservación para prevenir en el interfaz urbano-forestal de los pueblos de la provincia y sumándose a las tres brigadas que comenzaron en el mes de marzo.

El programa cuenta con un presupuesto de 700.000 euros, 500.000 euros aportados por la Junta de Castilla y León y 200.000 euros procedentes de fondos propios de la Diputación y sus cuadrillas cuentan con sedes permanente en Ayllón, El Espinar, Cuéllar, Cantalejo, Santa María la Real de Nieva, Navafría y Carbonero el Mayor. En esta ocasión, y a diferencia de años anteriores, se adelanta a mayo el inicio del trabajo de las cuadrillas de verano, mientras que las cuadrillas de invierno se afianzan en el calendario.

El presidente de la Diputación de Segovia, Miguel Ángel de Vicente, y la diputada delegada del Área de , Promoción Provincial y Sostenibilidad, Noemí Otero, estuvieron presentes este lunes, junto al delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, José Mazarías, en el comienzo de los trabajos de las siete nuevas cuadrillas forestales.

Para De Vicente, la Diputación y la Junta de Castilla y León “vuelven a hacer una demostración de colaboración interinstitucional, dedicando fondos al empleo y posibilitando que, durante estos cuatro años, más de 1.200 personas hayan encontrado, en cierto modo, una solución laboral en nuestros pueblos que, además, ha permitido en el último año prevenir incendios a través de la limpieza de más de trescientas hectáreas”.

Por su parte, Otero destacó la importancia de este programa y la ampliación este año de su calendario, “ya que los incendios se apagan durante todo el año, no sólo en la época de alto riesgo; por ello, es muy necesaria la adecuación de los entornos naturales de nuestros pueblos”.

Entre el catálogo de actuaciones previstas se contempla la prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal, consistente en la eliminación de la vegetación y partes de vegetación no deseada de las parcelas de terreno en una franja de hasta cien metros alrededor del núcleo urbano. El objetivo de este trabajo será romper la continuidad, tanto horizontal como vertical, del combustible vegetal en dichas áreas, de manera que la propagación del fuego se frene y pierda intensidad alrededor de los núcleos habitados.

Otra de las actividades a ejecutar por las brigadas forestales, cuyo trabajo destacó Mazarías como “gran ejemplo en defensa de nuestro medio natural en una época como ésta de extrema sequía y evidente cambio climático”, es la apertura de fajas auxiliares contra incendios en carreteras y caminos rurales, que consiste en la reducción del combustible vegetal en las fajas situadas a ambos lados de carreteras y caminos públicos, en una anchura variable de hasta quince metros, de manera que se constituyan ejes de discontinuidad del combustible con una anchura total de veinticinco a cincuenta metros de anchura.

Además, el programa forestal 2023 también contempla trabajos destinados a la adecuación de la densidad de masas arboladas, mediante clareos, podas de conformación del arbolado y desbroce del matorral no deseado; la adecuación de áreas recreativas y riberas para favorecer el uso público; la apertura y mantenimiento de sendas y otras labores diversas como la colocación de señales, la limpieza de pasos de agua o el despeje de cunetas.