Un operario realiza trabajos de limpieza en el Jardín Botánico de Segovia, Centro de Biodiversidad Urbana. / Nerea Llorente

El Procurador del Común, institución equivalente al Defensor del Pueblo pero en el ámbito de la Comunidad Autónoma, ha publicado este mes de enero un informe especial sobre ‘Las zonas verdes y el arbolado urbano en las ciudades de Castilla y León’, que valora especialmente la protección a este último en la capital segoviana y el Catálogo de árboles del Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso, al que califica de “especialmente interesante”.

El informe, que se ha elaborado tomando como base información de los más de medio centenar de municipios de Castilla y León con más de 5.000 habitantes, concluye que las zonas verdes se encuentran en general en buen estado de conservación y mantenimiento, aunque están sufriendo cambios tanto conceptuales como funcionales muy importantes derivados del entendimiento de que la llamada infraestructura verde es una necesidad, no solamente ecológica, sino de garantía de la salud de la población.

En este sentido, el Procurador del Común alerta a los ayuntamientos para que atiendan especialmente a su diseño, “procurando que estas zonas no sean espacios aislados en el entramado urbano sino que se encuentren conectadas, siempre que sea posible, en un sistema de red facilitando su relación también con las áreas naturales peri-urbanas y exteriores”.

Precisamente, sobre estas últimas, el informe destaca que el Ayuntamiento de Segovia ha desarrollado una estrategia desde el año 1991 a partir del Plan Verde de Segovia, una propuesta general de actuación, acorde con el planeamiento municipal, que ha permitido trazar las directrices para la recuperación de las zonas verdes de la ciudad y su entorno.

Así, recoge que desde hace tres décadas el Consistorio segoviano viene trabajando para que la trama verde, de por sí discontinua, heterogénea y mal distribuida, tenga una unidad que garantice el acompañamiento de los recorridos peatonales o que ayude al entendimiento de todo como un sistema jerarquizado y estructurado.

Para ello ha buscado unos corredores verdes o conexiones que articulan y unifican el sistema de zonas verdes. Las conexiones son el viario del Plan General y las micro zonas verdes que en él se ubican.

“A pesar de las dificultades, se ha facilitado el contacto entre zonas verdes de la ciudad y entre estas y el entorno circundante que pone en conexión directa con el campo y con espacios peri-urbanos de mucha calidad”, señala el citado informe.

En relación a la protección del arbolado, califica de “ambicioso” al Ayuntamiento segoviano y recoge que desde 1998 cuenta con un Plan de gestión Integral de Arbolado y Malla Verde. Desde entonces ha elaborado varios estudios, entre los que destaca el de 2016, con la actualización del inventario de todo el arbolado urbano, acompañado de un estudio del riesgo del mismo, que ha llevado a la realización de una serie de actividades encaminadas a reducirlo y controlarlo, especialmente en lo relativo a las podas y a la limitación de talas.

Señala, además, el Procurador del Común, que el Ayuntamiento de Segovia ha incluido este año en su presupuesto municipal la elaboración de un Plan Director de Arbolado que sentará las bases de una gestión racional y sostenible y compatibilizará los criterios estéticos, paisajísticos y funcionales, con la identificación de problemas y conflictos, aportando a su vez soluciones y un plan priorizado de actuaciones.

Es en este contexto, hará también énfasis en la elección de especies apropiadas para cada ubicación y circunstancia, aludiendo incluso a renovaciones y sustituciones, cambios de diseño, marco de plantación, densidad, etc.

Sobre el Catálogo de árboles de interés local del Real Sitio, valora que enumera diferentes ejemplares o grupos de estos, detallando su ubicación exacta, diámetro y altura para, a continuación aludir a las razones por las que gozan de especial consideración.