El precio medio del alquiler de pisos en Segovia ronda los 600 euros, lo que consideran adecuado desde las inmobiliarias de la ciudad. / NEREA LLORENTE
El precio medio del alquiler de pisos en Segovia ronda los 600 euros, lo que consideran adecuado desde las inmobiliarias de la ciudad. / NEREA LLORENTE

Vivir en Segovia permite disfrutar cada día de sus históricas calles, de sus espectaculares monumentos y de un Acueducto que es Patrimonio de la Humanidad. Pero también de sus zonas verdes, de su ocio y de la cultura en su máxima expresión. Estas atractivas posibilidades se lo ponen fácil a aquellos que optan por trasladar aquí su residencia, y quizá son algunos de los principales motivos que explican el auge del alquiler en la capital. Mientras que la tendencia del arrendamiento en las capitales castellanoleonesas es en su mayoría alcista, con Zamora (5,8%) a la cabeza, Segovia se encuentra en el lado opuesto de la tabla, tras haber experimentado una caída del 1,4% durante este año, según el último informe de precios de Idealista.

En la actualidad, el precio medio del alquiler de pisos en Segovia ronda los 600 euros, lo que consideran adecuado desde las inmobiliarias de la ciudad. A pesar de su actual reducción, “hace unos tres años, el coste estaba entre los 500 y los 550 euros, pero después aumentó”, explica la gerente de Alfa Inmobiliaria Segovia, Ana Ramos.

Casi el 80% de la gente que alquila pisos en Segovia son estudiantes”, afirma el gerente de SegoDomus Inmobiliaria Segovia, Jorge Ayuso. En una ciudad universitaria como Segovia, que alberga el Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid y el Campus de Santa Cruz de IE University, este tipo de viviendas reciben en su mayoría una demanda de jóvenes estudiantes, lo que incide de manera directa en el precio del arrendamiento.

La evolución del precio de la vivienda en alquiler en la capital, contrasta con la de la provincia, donde ha experimentado un crecimiento del 2,1% durante el último año: ahora, pisos de entre dos y tres dormitorios rondan entre los 450 y los 500 euros. Esto se debe, en su mayoría, al aumento de la demanda en el medio rural, en entornos próximos a la capital, donde los precios del alquiler son más reducidos.

A pesar de la diferencia de precios entre la ciudad y la provincia, los jóvenes priman la comodidad y el no tener que desplazarse, al no disponer (en su mayoría) de vehículo privado. “Lo que se ahorran en el alquiler, se lo gastan en transporte”, sostiene Ramos.

Desde las inmobiliarias de Segovia, aseguran haber detectado una tendencia en los últimos años hacia la compra, por parte de inversores, de pisos que reforman de manera integral para después poner en alquiler. “Ya hay más pisos reformados, no como hace 10 años, que estaban casi todos de origen”, relata Ramos. Desde entonces, la demanda es “más selectiva” y los estudiantes buscan viviendas “más renovadas”.

A su vez, hay quienes optan por alquilar pisos a través de Internet, directamente con los propietarios, al margen de las inmobiliarias. “Nosotros gestionamos y somos profesionales, por lo que siempre hay más garantía”, manifiesta la gerente de Alfa Inmobiliaria. Esto lleva implícito, en muchos casos, la firma de contratos “en B” o, incluso, la ausencia de estos, lo que aumenta la posibilidad de que se produzcan fallos en los contratos, clausulas que se omiten o no se redactan de forma correcta, lo que acaba generando problemas legales. “Muchos propietarios que alquilan por su cuenta, vienen al tiempo porque les destrozan el piso”, subraya el comercial de la agencia Sogeima Segovia, Rubén Pascual.

Así, las inmobiliarias creen que, por el momento, los precios se mantendrán estables después de unos años de vaivén, y no seguirán al alza.

Los universitarios copan las viviendas arrendadas