Publicidad

A falta de que el pleno de mañana viernes ratifique las posiciones de los partidos sobre el modelo de gestión del aparcamiento de Ezequiel González, todo apunta a que la intención del equipo de Gobierno de municipalizar este servicio  caerá en saco roto,  ya que los votos de PSOE e IU favorables a la memoria técnica que determina la gestión directa del parquin por parte del Ayuntamiento no serán suficientes para su aprobación.

A los votos negativos anunciados ya por Ciudadanos y Podemos se unirán mañana los de los concejales del  Partido Popular, cuyo portavoz Pablo Pérez Coronado manifestó la posición contraria de su grupo a un proyecto que supone en su opinión la “primera derrota” de un proyecto socialista en lo que se refiere a la municipalización de los servicios.

Pérez Coronado dio a entender que el Ayuntamiento contaba con sacar adelante este proyecto para el aparcamiento de Ezequiel González, y de hecho “ya habían comenzado a realizarse obras” orientadas a implantar la telegestión, que eliminará gran parte de los puestos de trabajo que actualmente tiene este recinto.

En relación con la memoria  técnica, el portavoz popular aseguró que su análisis revela “graves deficiencias”, con ingresos ‘inflados’ y gastos muy recortados en materia de personal  “para que les salgan los números”, por lo que el balance “no es creíble y ofrece muy serias dudas”.

Asimismo, señaló que si la gestión del aparcamiento vuelve a manos privadas a través de un concurso público, el PP estará  “muy vigilante” para que el pliego de condiciones que se presentará a las posibles empresas interesadas garantice el mantenimiento del empleo de las siete trabajadoras que conforman la actual plantilla, y expresó s confianza en que la “palabra de mujer” de la alcaldesa haga posible el cumplimiento de este acuerdo.

Por su parte, el portavoz del PSOE Jesús García Zamora y la  concejala de IU Ana Peñalosa  ratificaron el apoyo a la gestión directa municipal, y precisaron que en el caso de que se decida volver a manos privadas “no se garantiza el empleo existente”, ya que serán las empresas quienes así lo decidan con arreglo al modelo de trabajo que vayan a aplicar.