9 1 web
Encuentro mantenido entre responsables del Grupo Popular y empresarios afectados por las obras. / E. A.

El concejal y viceportavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Segovia, José Luis Horcajo, propuso en el último Consejo de la Empresa Municipal de Turismo que, durante el tiempo que duren las obras en el eje Catedral-Alcázar, se habiliten casetas provisionales para las tiendas de recuerdos y comercios en otra zona por la que se prevea paso del flujo turístico.

El PP ha explicado que es una propuesta en la que tiene que prevalecer las preferencias de los afectados pero Horcajo ha recordado que el sector de las tiendas de recuerdos fue uno de los más perjudicados por la pandemia y si ahora, debido al cierre de este eje —uno de los principales en cuanto a la afluencia de turistas en sus recorridos por la ciudad— se reduce el número de visitantes, algunos de estos establecimientos pueden verse abocados a echar el cierre definitivo.

Representantes del sector se reunieron hace unos días con Horcajo y con el portavoz del PP, Pablo Pérez y el también viceportavoz Marco Sandulli.

El primero quiere dejar claro que “nadie cuestiona estas obras, puesto que son necesarias y urgentes”, de hecho, según afirma, “no sólo lo ha pedido y reclamado su formación en numerosas ocasiones, sino que deberían haber estado hechas hace tiempo porque a nadie le gusta la imagen que se están llevando de Segovia los turistas pero, sobre todo, porque hay que dar seguridad y calidad de vida a nuestros vecinos”.

Eso sí, Horcajo insiste en que es igual de necesario tener previstas una serie de medidas alternativas de cara a los posibles problemas que puedan surgir por los inconvenientes que genera toda obra y más tratándose de una calle con unas características muy especiales y de una obra que no será corta precisamente, sino que tiene prevista una duración inicial de 15 meses.

“Hemos hecho esta propuesta centrada en las tiendas de recuerdos, pero habría que tener previstas soluciones para todos los negocios que hay repartidos por este eje, así como para los vecinos. Hay que buscar el equilibrio entre las obras, el trabajo y la vida diaria de nuestros vecinos y eso sólo se consigue con previsión y con una planificación clara”, afirma el concejal, a lo que añade la necesidad de diálogo con los afectados.

De ahí que los populares pidan, además, que se organice una reunión —o las que sean necesarias—con todos los afectados por esta obra, en la que estén presentes todos los grupos políticos, y en la que se hable de los problemas y se aporten soluciones. “No basta con informar de lo que se va a hacer; es necesario que entre todos se busquen las soluciones más adecuadas para que los inconvenientes que se generen sean los menores posibles”, concluye Horcajo.

Soluciones planteadas

La memoria del proyecto redactado por el ingeniero Julián Navas Herranz para el pliego que regula el procedimiento para contratar las obras recoge como ‘Soluciones planteadas para el tránsito peatonal’ que el acceso a viviendas, propiedades y comercios de las calles objeto de la intervención “deberá estar garantizado en todo momento”.

Para ello propone mantener, al menos, una acera longitudinal a uno de los lados de cada calle, dando acceso a las propiedades situadas en el lado opuesto a través de pasarelas peatonales con barandillas y pasamanos que garanticen la seguridad de los peatones.

Además, para minimizar las molestias a vecinos y usuarios de la vía pública el proyecto propone dividir la ejecución de las obras en dos tramos: plazuela de Juan Guas-plaza de la Merced y plaza de la Merced-calle del Doctor Castelo.