7 1nerea WEB 1
El pavimento de una parte de la acera está motivando muchas críticas entre los vecinos. / Nerea Llorente

El Partido Popular en el Ayuntamiento de Segovia anunciaba en la mañana de este domingo, 7 de noviembre, que iba a solicitar la celebración de una comisión extraordinaria para que se conozca lo ocurrido en la avenida de la Constitución, tras la muerte de un perro por la descarga eléctrica de una farola del alumbrado público, pedirá que se depuren responsabilidades si las hay y reclama el plan de seguridad de las obras de renovación de aceras en la citada vía.

El Gabinete de Alcaldía remitía al filo de las 19.00 horas un comunicado anunciando la convocatoria de la Comisión informativa de Urbanismo para dar cuenta de todo lo relacionado con el accidente que ocasionó la muerte del animal pero con la indicación de que “parece oportuno no caer en tergiversaciones del asunto y por lo tanto se convocará a la mayor brevedad posible tras la disponibilidad de los informes técnicos aclaratorios sobre las dudas del accidente”.

Señalaba, además, que, ante otro incidente, no letal, relacionado con otro perro y ocurrido el día 2, “con la información de la que disponemos, podemos decir que las decisiones tomadas por los técnicos de alumbrado fueron ejercidas en base a los indicios con los que se contaba”.

Por otra parte, los responsables municipales transmiten su “pesar por lo ocurrido y, manteniendo el máximo respeto a la familia propietaria del perro, desde luego no es oportuno hacer politización de este asunto”.

En el Grupo Municipal Popular indican que “las obras conviven diariamente con los ciudadanos y se deben extremar las precauciones” y sostienen que “hemos tenido que asistir a la pérdida de la vida de un animal en un lamentable accidente que podía haberse evitado si se hubiera controlado más esta obra y no sólo eso, si se hubieran tenido más en cuenta los avisos realizados días atrás por un ciudadano tras suceder un hecho muy similar”.

Esto último le preocupa especialmente al portavoz del PP, Pablo Pérez, quien lo califica de “falta de interés” y de “exceso de confianza”, del gobierno municipal. “Las medidas preventivas deberían haberlas tomado antes, y no tras haber ocurrido una desgracia”, concluye.

Acompañado por el viceportavoz del grupo, José Luis Horcajo, Pérez se acercó el sábado a la avenida de la Constitución para hablar directamente con los dueños del perro y hacerles llegar su apoyo y comprensión. “Les hemos trasladado nuestra consternación por lo ocurrido porque el perro formaba parte de esta familia, una familia que está dolida por el trato recibido. Y desde aquí, pedimos que se les entienda y se les trate con respeto”, ha indicado el líder de la bancada popular.

Críticas por las obras

Por otro lado, en el Partido Popular insisten en sus advertencias que desde el verano vienen haciendo con respecto a los remates de las obras en la avenida de la Constitución, ya que “el resultado que estamos viendo deja mucho que desear”, afirma Pérez.

“Hay alcantarillas atascadas, bancos antiguos y no han atendido nuestra petición de instalar otros con mayor altura adecuados para las personas mayores o con problemas de movilidad, el pavimento está irregular y se han añadido unas zonas de piedra que se están convirtiendo en verdaderos obstáculos para las personas más mayores; de hecho, ya se han producido varias caídas y esto no es normal en una obra que está a punto de terminar y que si se ha hecho es para mejorar, no para ir hacia atrás”.

Por último, el Grupo Municipal Popular pide respeto al trabajo que realiza e insiste en que los concejales son “la voz de los ciudadanos”. “Cuando la alcaldesa nos llama aburridos y se ríe de nosotros por decir que una obra está incompleta, presenta desperfectos o acumula retrasos y con ello complicaciones, debería pensárselo dos veces, no sólo porque no está respetando el trabajo de compañeros suyos de corporación, sino porque transmitimos lo que vemos y nos cuentan los vecinos; es decir, la realidad. Si ni ella ni su equipo quieren ver esa realidad es que ni conocen ni les interesa lo que realmente pasa en Segvia”.

“Chapuza”

“Chapuza”. Es la palabra que más repiten vecinos y comerciantes de la avenida de la Constitución que han soportado desde mediados de mayo la ejecución de un proyecto parcial de renovación de aceras, que incluye la sustitución de la red de alumbrado público, así como nuevas acometidas de saneamiento y abastecimiento de agua potable.

Con un presupuesto de 272.800 euros y un plazo de ejecución inicial de cuatro meses, deberían haber finalizado en septiembre pero las dificultades en el suministro de báculos y luminarias para las nuevas farolas han demorado una intervención que, a juicio de muchos residentes y responsables de negocios de la avenida, adolece de un problema grave de accesibilidad por la solución elegida para el tramo de acera más próximo a la calzada, con grandes piedras rugosas. Apuntan a que los tropiezos son constantes y dicen que ese empedrado “roba prácticamente la mitad de la acera, impracticable sobre todo para personas en silla de ruedas, mayores con dificultad de movimiento y familias con carritos de bebé”.

Por otro lado, califican de “ilógica” la convivencia que se está produciendo con dos sistemas de alumbrado público, el antiguo, en funcionamiento hasta el suceso del viernes, y el nuevo, todavía pendiente de las luminarias. “No entendemos tanto agujero”, apuntan.