Ayuntamiento Pleno Pablo Perez KAM1812
Pablo Pérez, portavoz del PP. / Kamarero

El PP en el Ayuntamiento de Segovia ha mostrado su preocupación porque percibe “el cansancio entre los trabajadores del Ayuntamiento motivado, sobre todo, por los constantes incumplimientos de los compromisos adquiridos con ellos por parte del gobierno municipal socialista”.

Su portavoz, Pablo Pérez, acompañado por dos viceportavoces del grupo municipal, ha mantenido una reunión con representantes de las diferentes organizaciones sindicales presentes en el consistorio y les ha transmitido su apoyo.

“Un gobierno es un inquilino temporal en una administración y tiene que ser consciente de ello”, afirma Pérez, “igual que tiene que saber que este Ayuntamiento —que es la casa de todos los segovianos— se mueve gracias al trabajo y al esfuerzo de muchas personas a las que hay que cuidar y escuchar porque son las que mejor conocen cómo funciona todo el engranaje municipal, del que, por cierto, son piezas fundamentales”.

Indica que es muy importante escuchar y trabajar “mano a mano” con los representantes sindicales, no solo con el fin de conseguir unas óptimas condiciones laborales, sino también, de cara a la buena marcha del Ayuntamiento. Los representantes sindicales trasladaron al PP la necesidad de hacer una correcta evaluación de los puestos de trabajo, algo que llevan tiempo demandando ya que la última se hizo hace 20 años.

Esto no hace más que poner de manifiesto, según los ediles populares, la falta de previsión, diálogo y capacidad de escucha del ejecutivo socialista, y consideran que quedó patente con la retirada del orden del día de la Comisión de Personal del punto referente a la organización de la plantilla y su estructura, que no contaba con el apoyo de las organizaciones sindicales.

Tampoco se llevará al próximo pleno, según informan desde las filas populares, que indican que “no tiene visos de que se vaya a alcanzar un acuerdo con los representantes de los trabajadores, lo que indica no sólo que este gobierno municipal improvisa de manera constante sus decisiones en materia de personal, sino que mantiene una situación de parálisis y realidad paralela”.

Pérez dice tener claro que la organización no se puede imponer, sino que tiene que ser fruto del consenso y del diálogo “del que, a día de hoy, carece el gobierno municipal socialista, algo que, es inadmisible”.