El portavoz del grupo popular, Pablo Pérez, informa sobre la nueva campaña de redes sociales. / Kamarero
Publicidad

El grupo municipal del Partido Popular quiere evidenciar que los retrasos en la adjudicación del nuevo contrato de limpieza y recogida de basuras y las consiguientes prórrogas del actual pliego –hasta tres ha realizado ya el Consistorio– están perjudicando la calidad del servicio en la ciudad. Para ello, este miércoles ha presentado una campaña con la que, a través de redes sociales, pretende recopilar aquellos ejemplos de malas condiciones de limpieza que se encuentren los vecinos por Segovia.

Con el ‘hashtag’ #atrapalamancha, los populares invitan a los segovianos a fotografiar con su teléfono móvil las manchas y suciedades que vayan localizando en su día a día por la ciudad y a que las compartan con el grupo municipal a través de sus perfiles de Instagram, Facebook, Twitter o por correo electrónico. Imágenes que el Partido Popular hará llegar al propio Ayuntamiento.

“Esta campaña no surge desde el grupo municipal, sino que nace de una evidencia y de las quejas de los propios ciudadanos que se han acercado a nosotros y nos han dicho que Segovia está sucia”, ha señalado el portavoz popular, Pablo Pérez.

El edil asegura que “no hace falta más que darse una vuelta por la ciudad para encontrase con calles con manchas, problemas con excrementos de perros y de pájaros, contenedores sucios, pintadas, falta de control en algunas zonas en donde se da de comer a los gatos e incluso de vertederos incontrolados en zonas periféricas de la ciudad”. Todo consecuencia –según la bancada popular– del retraso en la tramitación para renovar el contrato del servicio de limpieza y recogida de residuos, vencido en el mes de abril del 2018, lo que ha conllevado, según el portavoz del principal grupo de la oposición, a la pérdida diaria de calidad en un servicio necesario e imprescindible para una ciudad puesto que “estamos hablando de limpieza, salud e higiene”.

Pérez, en cualquier caso, ha ensalzado la labor de los empleados del servicio, “ya que están trabajando con una maquinaria obsoleta” y en pésimas condiciones”. En este sentido, ha recordado que, precisamente por la obsolescencia de los vehículos y el material, “el comité de salud laboral, se ha desentendido del servicio”, algo bastante preocupante en opinión del portavoz de los populares.

“Entendemos que el Ayuntamiento quiera mirar hasta el último detalle en el contrato de mayor cuantía para el consistorio –seis millones de euros anuales–y uno de los más importantes para la buena marcha de la ciudad, junto con el contrato del transporte público, pero creemos que se está demorando demasiado su tramitación”. El portavoz popular ha afirmado que es el único caso en toda España en el que el pliego se está tardando en resolver más de un año, cuando la media está en 2 o 3 meses.

“La incapacidad del Gobierno municipal para resolver el contrato en un tiempo prudencial está acarreando consecuencias negativas para la ciudad, para los vecinos y para los propios trabajadores”, ha criticado el portavoz, quien, no obstante, espera que antes de que finalice la tercera prórroga del contrato actual en el mes de agosto pueda estar resuelta la adjudicación del nuevo pliego.