Los concejales Jose Luis Horcajo y Pablo Perez en el tramo de la avenida Padre Claret
Los concejales José Luis Horcajo y Pablo Pérez, en el tramo de la avenida Padre Claret. / NEREA LLORENTE

Las obras municipales vuelven a ser el caballo de batalla de la oposición . Si hace unos días Ciudadanos hacía públicas sus críticas sobre la descoordinación de los proyectos actualmente en curso en zonas como la Avenida de la Constitución, este miércoles fue el Partido Popular quien insistió en este problema al expresar su intención de fiscalizar todos aquellos proyectos que “el mega Plan E” del equipo de Gobierno va a desarrollar con el uso de los remanentes de tesorería.

El tramo de la Avenida Padre Claret donde está prevista la intervención de remodelación de asfaltado para reemplazar el adoquinado existente fue el lugar elegido por el portavoz municipal del PP Pablo Pérez para dar a conocer la intención de su grupo de permanecer muy atento para “fiscalizar” las obras con cargo a los remanentes y solicitar “dimisiones” en el caso de que no se lleven a cabo con arreglo a lo previsto por el equipo de gobierno.

Pérez manifestó que mientras que otros municipios han destinado el dinero de los remanentes para el impulso de ayudas directas a los colectivos económicos y sociales más golpeados por la crisis económica derivada de la pandemia, el Ayuntamiento de Segovia “es el que menos esfuerzo ha dedicado a las empresas en crisis”.

Así, recordó que su grupo siempre ha reclamado el uso de este dinero para ayudas, y “si el Ayuntamiento quiere obras, estaremos muy atentos a la hora de reclamar su ejecución, y si hay una sola obra de remanentes que no se ejecute, vamos a pedir la dimisión de la alcaldesa, porque ese dinero lo necesitaba la economía segoviana para ayudas directas”.

También se refirió a la situación del proyecto de remodelación de la avenida Padre Claret en el tramo entre la intersección con la calle Soldado Español y la Plaza de la Artillería, que en su día el equipo de Gobierno anunció que se llevaría a cabo una vez finalizadas las obras en la calle San Gabriel.

En este sentido indicó que esta importante arteria para el tráfico de la ciudad ha sido objeto de obras desde 2009 hasta 2021, con soluciones cuestionables como la reciente instalación de una capa de cemento sobre el adoquinado cuya peculiar forma de aplicación y su posterior resultado generó la estupefacción y las críticas de los ciudadanos.

“El pasado año recibimos críticas muy duras por parte del concejal de Obras, Miguel Merino, al dar nuestra opinión sobre un proyecto que costó 20.000 euros para hacer un proyecto que no ha servido para nada y que no ha sido más que un parche como ha quedado demostrado, y se nos dijo que hacíamos una oposición destructiva”, aseguró Pérez.

Indicó también que esta obra, con un presupuesto superior a los 175.000 euros se llevará a cabo “cuando hay más afluencia de tráfico, al regresar la actividad escolar”, y señaló que la importancia estratégica de esta vía –uno de los principales accesos al centro histórico- debería haber obligado a aplicar “soluciones integrales y no parches, porque de no ser así, supone un derroche de dinero para las arcas municipales”.