El líder del Partido Popular de Segovia, Pablo Pérez. / KAMARERO

El Partido Popular despejó cualquier atisbo de duda sobre su postura en el pleno que el próximo lunes dará el visto bueno a los presupuestos municipales para el año 2021, y aseguró que rechazará el programa económico del equipo de Gobierno PSOE-IU con el apoyo de Podemos al considerar que es un “engaño” para los segovianos.

El portavoz popular Pablo Pérez ha empleado un tono muy contundente para criticar un presupuesto amparado en un “pacto de trileros” –como definió al acuerdo firmado por los partidos que sustentan el Gobierno municipal, que en su opinión es “una componenda política de las izquierdas que no responde a lo que necesita Segovia en estos momentos de crisis”. Así, indicó que su aprobación parece estar condicionada “a la supresión del apoyo a la Fundación Don Juan de Borbón en lugar de haber negociado partidas de ayudas económicas o sociales para los ciudadanos”.

Unos presupuestos no deben surgir de un tráfico de negociaciones políticas en base a unos votos, sino que deben surgir de un análisis real de la situación de Segovia para ajustarse a sus necesidades”, precisó Pérez, que indicó que el presupuesto “es como el volante de un coche que debe irse moviendo en función de las curvas, pero en Segovia, la conductora ha decidido seguir un rumbo recto que nos aboca a la crisis”.

Pablo Pérez ha continuado su intervención haciendo referencia a lo que su grupo considera necesario a la hora de elaborar cualquier presupuesto, y es tener en cuenta lo ejecutado durante el año en curso. Según el portavoz de los populares, a 30 de septiembre, de los 8,7M€ de capacidad inversora que tenía el Ayuntamiento, tan sólo habían ejecutado un 22,7%, 2M€, y de esa cantidad, 407.000€ correspondían al “proyecto favorito” de la alcaldesa, el CIDE, que no repercute, según Pérez, en la ciudad.

“El gobierno socialista durante la pandemia no dejó de hablar de la economía de arrastre y de que iban a acometer una alta ejecución inversora del presupuesto para salvar a la ciudad del desastre económico. Pues bien, no creo que con estos datos lo hayan conseguido”.

El portavoz popular ha apuntado que, entre los grandes proyectos que, a 30 de septiembre, prácticamente no se había ejecutado nada de lo previsto, se encuentran el ascensor de San José, la Plaza de la Morería, el mobiliario para el CIDE, adquisición de terrenos y ejecuciones subsidiarias. “Si sumanos todo ello, se podría haber llegado a los 3,5 millones que pedíamos se destinaran a ayudas. El gobierno de Clara Luquero es como el perro del hortelano, que ni come, ni deja comer, es decir, no rebajan la presión fiscal, ni aceptan las ayudas, pero tampoco se lo gastan en la ciudad”.

Por lo que respecta a las inversiones, Pablo Pérez ha asegurado que “se han construido sobre castillos en el aire” y ha hecho referencia al 1,89 millones del que dependen inversiones como el ascensor de San Millán, la renovación de los polígonos, la calle Daoíz o parte del Valle de Tejadilla y que están condicionados a la venta del terreno del antiguo Parque de bomberos para viviendas de protección oficial.  “Nos parece muy aventurado supeditar proyectos tan importantes a un dinero que no sabemos si va a llegar porque depende de una venta”, señala el portavoz popular.