ascensores
La instalación de los cristales está siendo la causa del retraso de la puesta en servicio de los ascensores. / KAMARERO

La demora en la puesta en servicio del proyecto de los ascensores en el barrio de San José ha servido al Partido Popular para realizar su enésima crítica a la gestión del equipo de Gobierno, al que en esta ocasión acusa de destinar el dinero municipal a obras en detrimento de las ayudas a los colectivos más afectados por la crisis sanitaria en la capital.

En una nota de prensa, el portavoz del grupo Popular Pablo Pérez Coronado señaló que a falta de tres meses para que finalice el año, “los ascensores todavía no están en funcionamiento y los casi 360.000 euros que podrían haber llegado el año pasado a nuestras familias, autónomos y empresarios, como pedimos, tampoco lo han hecho”.

Además, expresó su preocupación por el hecho de que “ni las obras se terminen en tiempo y forma ni tampoco estén llegando las ayudas”. Estos perjuicios, afirma Pérez, los están sufriendo directamente los vecinos y el hartazgo, en su opinión, comienza a notarse en los barrios.

Así se lo trasladaron los propios vecinos del barrio de San José durante la visita que realizaron varios concejales populares y en donde pudieron comprobar con ellos alguna de las deficiencias que todavía presentan las obras de los ascensores. Según los ediles populares, a simple vista, se aprecian terminaciones defectuosas en algunos cristales con diferencias en las separaciones, faltan las molduras de cierre, hay barandillas cortadas y mal rematadas, algunas losas de las aceras están dañadas y el aspecto que presenta el hormigón hace pensar que no se ha hecho el vibrado correctamente.

Los populares precisan que los casi 360.000 euros que se iban a invertir en este proyecto se podrían haber destinado a las familias y al tejido empresarial segoviano en un momento en el que la crisis sanitaria y económica les estaba golpeando duramente, tal y como propuso el Grupo Municipal del PP, pero que el PSOE al frente del Ayuntamiento se negó ni siquiera a valorar.

“El señor Merino – en referencia al concejal de Obras- debería venir y comprobarlo él mismo, así podría escuchar a los vecinos directamente, tal y como hacemos nosotros. El PSOE ha apostado por las obras, por lo que nosotros, en nuestra labor de oposición, vamos a estar detrás de cada una de esas obras, como ya dijimos y estaremos pendientes de que cumplan con ello y no se conviertan en chapuzas derivadas de su interés político”, concluyen los populares.

Paseos por las obras

La crítica del PP fue respondida este jueves en la Junta de Gobierno por la alcaldesa Clara Luquero, que señaló que la política de la oposición “parece centrada en darse paseos por las obras y hacerse una foto para decir lo que está mal rematado”, lo que en su opinión “no es una labor constructiva y no aporta nada” a la ciudad.

Luquero recordó que el ascensor es un proyecto demandado por los vecinos y que mejorará la movilidad y la accesibilidad en una población “muy envejecida”, pero aseguró que “no estamos dispuestos a recibir las obras en malas condiciones” . Por ello, indicó que se ha dado un plazo a la empresa adjudicataria hasta el 20 de septiembre para que termine la instalación de los cristales, y que se están tramitando las correspondientes penalizaciones por el retraso.