Numerosas familias se acercaron ayer al embalse para ver cargar agua a los medios aéreos de extinción. / Nerea Llorente
Publicidad

Decenas de familias se han acercado en los últimos días –desde que comenzaron las labores de extinción del incendio de La Granja– hasta el embalse del Pontón Alto, para observar en directo las maniobras que de manera continuada han venido desarrollando los medios aéreos de lucha contra el fuego para cargar sus tanques de agua antes de verterla sobre las llamas en la sierra.

Un ‘espectáculo’ para los amantes de la aviación y para muchos vecinos y niños que, a tan solo unas decenas de metros de distancia, han podido apreciar la destreza de los pilotos y la coordinación de sus vuelos.

Entre las aeronaves que se han podido ver sobrevolar el área del incendio se encuentran: aviones anfibio, con capacidad para cargar hasta 5.500 litros; helicópteros de extinción, con una capacidad de carga de 4.500 litros; así como aeronaves de coordinación y observación, helicóptertos para el transporte de las brigadas y drones.

Una oportunidad en la desgracia, la de poder ver actuar de cerca a las distintas aeronaves, de la que muchos han querido dejar constancia en las redes sociales.

Afectación del embalse Los técnicos han informado de que, aunque parezca que los medios aéreos cogen mucha agua del Pontón, la repercusión en el volumen y la calidad del agua del embalse es mínima. En cualquier caso, apuntan, hay que comprender que las prioridades y las urgencias son las que son en cada momento y que es perfectamente entendible que, ante un emergencia, se recurra al agua más cercana disponible.