El Pontón Alto comienza el vaciado para evitar desbordamientos

La CHD comienza soltando diez metros cúbicos de agua por segundo para afrontar la crecida que puede llegar en los próximos días con la subida de las temperaturas y nuevas precipitaciones

El embalse del Pontón comenzó este domingo pasado a aliviar agua a un ritmo de diez metros cúbicos por segundo con el fin de alcanzar una ocupación del 80% a mitad de esta semana. Con esta medida se pretende que el embalse, con una capacidad de 7,4 hectómetros cúbicos, pueda asumir la cantidad de agua que se prevé que llegue con el proceso de deshielo que se registrará a partir de mañana miércoles.

Las lluvias y el aumento de las temperaturas harán que gran parte de la nieve existente en la Sierra se derrita, llegue al río Eresma y sus arroyos y aumenten los caudales. En la estación de aforo de Valsaín, el río Eresma tenía ayer un caudal de casi un metro cúbico por segundo, al que se añade el aporte del río Cambrones, y otros arroyos. Esta cantidad podría subir en próximos días.

La CHD informó al Ayuntamiento de Segovia de la apertura de las compuertas del Pontón. Lo hizo después de que la alcaldesa, Clara Luquero, pidiera la semana pasada (13 de enero) a la CHD que anticipara al máximo el desembalsado con el fin de evitar problemas de desbordamientos, como el ocurrido el pasado diciembre. Los daños producidos fueron valorados por el Ayuntamiento en más de 100.000 euros. A juicio de la alcaldesa, por mucho que el Pontón sea un pantano destinado a consumo de agua humano y que deba garantizarse su suministro, “hay que prever también la excepcionalidad que supone que no nos encontramos en un periodo de sequía y hay previsión de lluvias”.

En la provincia de Segovia, los embalses de Pontón Alto y Linares del Arroyo arrojan en conjunto un volumen de agua embalsada del 69,6% y un volumen global almacenado de 43 hectómetros cúbicos.

Sin embargo, la diferencia de capacidad de los dos embalses es muy notable, pues el segundo tiene una capacidad ocho veces mayor, y con sus 36 hectómetros cúbicos se encuentra actualmente al 66% de su capacidad total, que es de 54,4 hectómetros cúbicos. El riesgo lo representa el Pontón por su escaso volumen de almacenaje y retención del agua del deshielo.

El resto de embalses de la provincia tampoco están al completo. Así el de Burgomillodo, situado en el cauce del río Duratón, tiene capacidad para 14 hectómetros cúbicos, y se encuentra al 71% (10 Hm3). El de las Vencías, en el mismo río, tiene un volumen del 80%, al retener 4 de sus 5 hectómetros cúbicos de capacidad.

La CHD insistió ayer en que vigilará de manera especial los ríos de la cuenca ante la previsión de aumento de los caudales a consecuencia de las lluvias y la subida de las temperaturas a partir de mañana miércoles, que supondrá la fusión de la nieve acumulada durante los pasados días. Ayer lunes, el conjunto de los embalses de la cuenca gestionados por la CHD contaban con una reserva de agua embalsada de 2.021 hectómetros cúbicos, lo que representa un 70,2 % de su capacidad. Unos valores que suponen 14 puntos porcentuales por encima de los niveles de la media de la década (56,2% ) y ocho puntos menos que hace doce meses (78,1%).

En todo caso, la CHD ha insistido en la necesidad de hacer un consumo responsable y eficiente de un recurso “valioso y escaso como es el agua”.