La Corporación municipal vota sobre la propuesta de Presupuesto General Municipal para el año 2020. / Kamarero
Publicidad

Con división en la Corporación y más críticas que halagos a las nuevas cuentas, el equipo de Gobierno sacó adelante en el pleno de este viernes la propuesta de aprobación inicial del Presupuesto General Municipal para el año 2020, con los votos favorables de Partido Socialista, Izquierda Unida y Podemos-Equo. Los grupos municipales de Partido Popular y Ciudadanos, que mantuvieron en secreto el sentido de su voto hasta minutos antes de la sesión plenaria, optaron finalmente por posicionarse en contra de las cuentas presentadas por el equipo de Luquero.

Unas cuentas, por valor de 67,4 millones de euros –un 3,25% más que en 2019–, en las que las inversiones reales se reducen un 9% y no alcanzan los cinco millones. La propia alcaldesa fue quien se encargó de iniciar la defensa de los Presupuestos y de agradecer el trabajo conjunto realizado con Izquierda Unida y la colaboración de Podemos-Equo para la redacción de los mismos.

“Presentamos un Presupuesto realista, equilibrado y participativo. No hay que olvidar que el destino del 20% de la cuantía dedicada a Inversiones ha sido decidido directamente por los segovianos. Un Presupuesto que nos permitirá mantener y mejorar los servicios públicos, mejorar el espacio urbano e infraestructuras municipales, continuar apoyando el tejido social y sentar las bases para abordar proyectos importantes para el nuevo mandato que estamos iniciando.Nuestra prioridad es hacer de Segovia una ciudad de presente y futuro para todos sus habitantes”, expresó Luquero antes de entrar de lleno en las distintas partidas del Presupuesto; ella primero y el concejal de Economía y Hacienda, Jesús García Zamora, después.

Intervenciones que dieron paso a un largo debate –de más de hora y media– entre los grupos; lleno de críticas, reproches, y comentarios “constructivos”, tanto de quienes apoyarían en la votación el documento como de las formaciones que después lo rechazaron.

En este sentido, buena parte de estos comentarios, poco entusiastas con las cuentas, llegaron por parte del concejal de Podemos-Equo, Guillermo San Juan, quien el día anterior comprometía su voto favorable a propuesta; más como un gesto de confianza mirando al futuro que como resultado de su gusto por el proyecto de Presupuestos. “Este no es el presupuesto que nos gustaría; no es perfecto y nos sigue pareciendo insuficiente. Creemos que tiene una debilidad en su estructura y lo consideramos desproporcionado en algunas partidas presupuestarias. A pesar de sus deficiencias, también tiene cosas positivas respecto a presupuesto anteriores; preferimos no bloquear y quedarnos, sobre todo, con la voluntad de cambio y la valentía por reorientarlo y enmendarlo a lo largo del mandato. Tiene que servir como punto de partida”, afirmó el edil y portavoz de la formación morada en el Ayuntamiento.

En la misma línea pragmática, aunque menos critica, se expresó el concejal de Izquierda Unida Ángel Galindo, quien quiso poner en valor las inversiones que se realizarán en colegios públicos, en viviendas municipales, en el ARU de San José o en la rehabilitación de La Cárcel. “Hay mucho más en lo que invertir, pero es un primer paso para cumplir el acuerdo de Gobierno que hemos firmado”, defendió.

Por su parte, el Partido Popular, en la voz de Pablo Pérez, reiteró en la sesión las críticas que el día antes ya había hecho públicas al respecto de la propuesta y confirmó el ‘No’ de su formación en la votación. El líder de la oposición reprochó al equipo de Gobierno municipal que se hayan presupuestado inversiones por debajo del 50% de lo liquidado en el presente ejercicio y que “en ningún momento” se haya pedido opinión a su grupo durante la fase de elaboración de los recién aprobados Presupuestos.

También Ciudadanos lamentó que el aumento presupuestario no se haya traducido en un incremento de las inversiones reales; así como la nula previsión inversora en los polígonos industriales para 2020, “cuando es necesario invertir en economía y en quienes generan empleo para atraer población”, según recalcó David García-Foj.

El edil incidió también en el muy importante y “cuestionable”gasto que se destina a las partidas culturales –que alcanzan el 4,1% del Presupuesto– y criticó el continuismo de las cuentas: “No se nota la mano de Izquierda Unida en gasto social”.

Otros asuntos

Al margen del Presupuesto 2020, el pleno municipal aprobó la prórroga del contrato de limpieza urbana y recogida de residuos por nueve meses más, con los únicos votos favorables de los concejales de PSOE e Izquierda Unida y la oposición del resto de la Corporación.

Se trata de la tercera ampliación que se realiza del contrato de basuras en poco más de un año y medio, debido a los retrasos que lleva acumulando la adjudicación del nuevo pliego de condiciones del servicio.

También se ratificó en la sesión la propuesta realizada por la Comisión de Urbanismo Obras y Servicios, a instancias del servicio jurídico municipal, para la suspensión del procedimiento de venta forzosa iniciado por el Ayuntamiento hace ya dos años sobre el inmueble del antiguo Hotel Victoria –en el número 5 de la Plaza Mayor–. La paralización del proceso, apoyada por PSOE, IU y Podemos-Equo, se produce “por prudencia” y como consecuencia del recurso interpuesto por la propiedad.

Por unanimidad se aceptó, además, la renuncia de Rodrigo González Martín como Defensor de la Ciudadanía, después de más de cuatro años en el cargo.