Estado de la escombrera de Cuéllar, que también será acondicionada. / el adelantado
Publicidad

El Plan de Realización, Acondicionamiento y Mejora de la Red Provincial de Áreas de Aportación de Residuos de la Construcción y demolición y de Residuos Voluminosos y Enseres no Peligrosos 2017-2019 ya ha iniciado las actuaciones en ocho municipios, de los 114  adheridos al proyecto, con el objetivo de mejorar la gestión de estos recursos por parte del punto limpio móvil provincial y otros gestores de residuos autorizados. El Consorcio Provincial de Medio Ambiente ha elaborado las memorias valoradas de cada una de las actuaciones incluidas en el plan, impulsado por las diputaciones provinciales en colaboración con la Junta de Castilla y León, conforme al modelo ‘A’ o ‘B’ (abierto o con sobretechos) elegido por cada entidad. Las actuaciones que ya se están llevando a cabo serán financiadas por el Consorcio y las entidades locales, aportando el primer órgano un presupuesto a este plan de 1.378.549,13 euros. Posteriormente, se ha confeccionado un proyecto de acondicionamiento y mejora de la red provincial de escombreras, cuyo presupuesto de ejecución asciende a 1.122.010,70 euros.

El presidente del Consorcio de Medio Ambiente, Mario Pastor, explicó que, además de las obras ya empezadas, otros 60 municipios se encuentran a la espera de recibir el informe favorable para las actuaciones de la Junta de Castilla y León, con lo que confía en que todas las instalaciones estén acometidas para finales del próximo año 2020, fecha en la que termina el plazo de ejecución.

Las entidades beneficiadas cofinanciarán el 33 por ciento del coste de la actuación. El pago se efectuará una vez entregada la obra. El proyecto técnico contempla un plazo de ejecución de ocho meses, a cargo de la empresa Tragsa. Las obras se van iniciando dependiendo de la obtención de las licencias municipales y otras autorizaciones preceptivas.

Las bases reguladoras de este plan de escombreras establecen que las entidades locales habilitarán espacios de titularidad pública para ubicar las áreas de aportación de residuos, cuya gestión será responsabilidad municipal, en parcelas cercanas al casco urbano. Estos espacios se basan en un modelo estandarizado, que se adaptará según las necesidades y las dotaciones preexistentes de cada entidad.

El coste máximo establecido para el modelo ‘A’ (abierto) se eleva a 5.955,40 euros, mientras que el modelo ‘B’ (con superficie cubierta) asciende a 9.459,09 euros. Estas áreas de aportación  dispondrán, como mínimo, de un contenedor específico donde acumular los residuos procedentes de obra menor o de reparación domiciliaria, cuya gestión es de competencia municipal. En el caso de que ya tengan habilitados en su término municipal áreas de aportación de residuos, las actuaciones en estas localidades podrán orientarse a la adecuación de los espacios existentes, al acondicionamiento básico de cerramiento, solado y colocación de contenedores.

El Consorcio contratará la realización y seguimiento de las obras necesarias para la consolidación de la Red Provincial de Áreas de Aportación de residuos, en todos los municipios de la provincia adheridos a este proyecto.