Dos turistas caminan con sus maletas por el centro de la capital segoviana. / Kamarero
Publicidad

El atractivo de Segovia, capital y provincia, es innegable a nivel turístico. Las cifras de visitantes no paran de crecer y mes a mes la Encuesta de Ocupación Hotelera, que elabora mensualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE), refleja nuevas cifras récord. El último ejemplo de ello son los datos registrados el pasado julio, el mejor de la última década en cuanto a número de viajeros y pernoctaciones en la provincia.

Buenas cifras, sin duda, aunque solo ligeramente superiores a las de julio de 2018, especialmente en la capital. En total, los establecimientos hoteleros de la provincia registraron en el séptimo mes del año la llegada de 50.684 viajeros, un 4,6% más que el año anterior. De ellos, la gran mayoría –39.956– procedían de territorio nacional, un 2,93% más; y 10.727 llegaron desde el extranjero –un incremento del 11,35% respecto al mismo mes de 2018–.

En cuanto a las pernoctaciones, Segovia fue una de las cuatro provincias que vio aumentar el número de noches que los turistas pasaron en su territorio el pasado mes. En total los hoteles segovianos registraron 86.509 noches, por las 84.825 del año pasado. Descendió, eso sí, la duración de la estancia media, pasando de 1’75 días en julio de 2018 a 1,71 días –solo Palencia y Soria, con 1,92 y 1,86 días respectivamente, tienen una media de estancia superior–.

Por lo que respecta a la capital, el número de viajeros del último julio también representó un récord en la serie histórica del mes. 30.517 viajeros visitaron la ciudad de Segovia y se alojaron en alguno de sus hoteles. Supone un incremento del 3’84% respecto al año anterior y es superior también a la tasa de variación anual de todo el país en el número de viajeros, que se sitúa en el 3,33%.

No fue tan positiva la cifra de pernoctaciones en la ciudad, pues representó el único gran valor negativo de la encuesta del INE. Aunque con cifras muy similares a las de el año anterior, las pernoctaciones cayeron en un -0,85%, hasta las 46.541 noches. El descenso afectó tanto a los viajeros residentes en España, como a los extranjeros.

La estancia media se redujo, además, en un -4,38% –de 1,60 a 1,53 días, doblando la tasa de variación anual del país en este ámbito, también negativa.

Castilla y León Luces y sombras para las provincias de la comunidad en la encuesta turística. Tan solo tres de ellas, además de Segovia, pudieron aumentar sus cifras de pernoctaciones: Valladolid, un 7,57%; Burgos, un 7,46%; y León, un 5,04%.
Las mismas provincias crecieron en número de viajeros; como también lo hicieron, ligeramente, Zamora y Salamanza –un 0,55% y un 0,26%, respectivamente–.