4 1nerea TERRAZAS LLENAS
El sector servicios vuelve a impulsar la locomotora de la recuperación del empleo en la provincia. / NEREA LLORENTE

La evolución del desempleo en la provincia, que por cuarto mes consecutivo ve reducir significativamente el número de parados registrados en las oficinas del SEPE, pone de manifiesto la consolidación de la tendencia positiva que el primer semestre del año ha dejado en materia laboral. Los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo correspondientes al mes de junio dejan a Segovia con 630 parados menos, situando en 7.339 la cifra de desempleados registrados hasta entones. En términos porcentuales, la provincia es la segunda de Castilla y León en descenso intermensual con un 7,91 por ciento, únicamente superada por Soria, con un 8,69%, y lidera la variación anual, donde en los últimos doce meses se ha recuperado un 11,21% con 927 parados menos.

Varios factores se suman para dar como producto este buen resultado. El final del estado de alarma y la flexibilización de las medidas sanitarias ha espoleado la recuperación del empleo, unidos al inicio de la campaña estival en sectores como la hostelería, el turismo y el comercio. Precisamente, el sector servicios acapara el 70% de la cifra de empleos recuperados, registrándose un descenso de 448 personas, muy por encima de otros como la agricultura –que recupera 92 empleos-, Industria (51), Construcción (38) y personas sin empleo anterior (1)

En lo que se refiere a paro registrado por sexo, en términos mensuales, disminuye el número de parados para el colectivo masculino en 326 personas (un 9,8%) y en la interanual el descenso es más acusado con 580 personas y un porcentaje del 16,62%. En las mujeres, el paro ha bajado en 304 personas (-6,55%) y en términos anuales se experimenta un descenso de 329 paradas (-70,05%).

El paro juvenil experimenta también un ligero alivio, donde 70 menores de 25 años han salido del desempleo en junio, lo que supone que en los últimos doce meses se han recuperado 161 empleos en este grupo de edad. Para las mujeres las cifras siguen siendo malas, ya que 4.340 féminas aún permanecen en las listas del desempleo, mientras que 2.999 son los varones parados en la provincia.

En el colectivo de trabajadores extranjeros, las cifras son positivas, donde 206 foráneos vuelven a trabajar en junio y reducen a 1.793 la cifra de desempleados de otros países, siendo el sector servicios el que mayor número acapara.

Castilla y León restó 9.270 parados en junio, hasta los 151.164, un 5,78 por ciento menos que en mayo, con lo que encadenó cuatro meses a la baja, y además sumó 13.613 afiliados a la Seguridad Social, el 1,49 por ciento, que dejan en 924.603 los cotizantes en la Comunidad. La región anotó en junio 14.317 parados menos que en el mismo mes del 2020 (-8,65%) y sumó 31.357 afiliados a la Seguridad Social (3,51%).

En el conjunto nacional, el número de desempleados inscritos en los registros públicos de empleo volvió a marcar un descenso histórico en junio, al disminuir en 166.911 personas, el -4,71 por ciento, mientras que la Seguridad Social ganó 233.056 afiliados medios hasta superar los 19,5 millones.

Paro junio

El paro cayó en todas las comunidades en junio respecto al mes anterior, con un descenso del 16,72 en Baleares y del 9,48 en Asturias en Navarra, con el -0,21 del País Vasco y -0,31 de Murcia en el otro extremo, y Castilla y León anotó la sexta mayor caída en términos relativos, con ese -5,78 por ciento, y la cuarta en dato absoluto con esos más de 9.270 parados menos.

El paro bajó en todas los sectores en junio en la Comunidad salvo en el colectivo de sin empleo anterior (228), y descendió especialmente en el de servicios, con 7.318 parados menos que en mayo, con -639 en la agricultura, -952 en industria y -589 en construcción.
Todas las provincias registraron caídas en el paro en junio en la Comunidad, entre el -8,69 de Soria y -7,66 por ciento de Zamora, y el -4,55 de Valladolid en el otro extremo.

En términos mensuales, el paro registrado bajó en Ávila el 6,97%, en Burgos 5,10%, en León 5,57%, Palencia 5,77%, Salamanca 5,63%, Soria 8,69%, Valladolid 4,55% y Zamora -7,66%. En términos anuales, el número de parados descendió en Ávila un 6,59%, en Burgos 9,84%, León 9,25%, Palencia 9,83%, Salamanca 9,80%, Soria 10,21%, Valladolid 5,54% y Zamora 10,11%.

Por grupos de edad, en junio hubo 815 parados menos menores de 25 años, (-5,64 por ciento frente al -7,3 nacional), y -8.455 mayores de 25 años (-5,79 y -4,15). Y de los 9.270 parados menos en junio, 4.690 fueron hombres (-7,08 por ciento frente al -5,57 nacional) y -4.580 mujeres (-4,86 y -3,58).

En junio se formalizaron 84.593 contratos en Castilla y León, 20.418 más que en mayo, con un repunte del 31,82 por ciento (16,36 por ciento de media nacional), y 34.816 más que hace un año, el 69,94 por ciento de incremento (55,06).

La FES, entre la cautela y la alegría

5 1kama andres ortega
Andrés Ortega, presidente de la FES. / EL ADELANTADO

La Federación Empresarial Segoviana (FES) hace una lectura positiva de la evolución del paro en Segovia y la progresiva recuperación “en un clima empresarial aún repleto de dificultades e incertidumbres”. En una nota de prensa, la patronal segoviana precisa que los datos de junio suponen una consolidación de la tendencia positiva iniciada en los últimos meses “y se encuentran alineados con la desescalada de las medidas de contención sanitaria, y con el calendario de vacunación”.

Además, consideran que demuestran claramente la voluntad de empresas y trabajadores de impulsar la normalización de la actividad económica y del empleo. FES espera que estas cifras, aún condicionadas por el inicio de una campaña estival especialmente ambiciosa tras la finalización del estado de alarma y la relajación de las medidas restrictivas, marquen el inicio de la tan esperada senda de la recuperación económica y, con ella, la recuperación del mercado laboral.

En este sentido, junto a CEOE Castilla y León, destaca el importante papel que el Diálogo Social, tanto nacional como regional, está desempeñando, a la hora de la puesta en marcha de las medidas recientemente acordadas sobre los ERTES, que han actuado hasta la fecha para preservar el tejido productivo y el empleo, y las ayudas tanto a las empresas, como a las personas trabajadoras.

No obstante, cree que aún es necesario reclamar a todas las administraciones públicas agilidad en la gestión de las compensaciones a las empresas, imprescindibles cuando su actividad se ha visto alterada, así como otorgar el papel protagonista que sin lugar a dudas corresponde a la iniciativa privada en el desarrollo y aplicación de los fondos europeos Next Generation- EU, en tanto que determinarán una recuperación más rápida y consolidada del empleo en la provincia y en la Comunidad.